El jaguar


El jaguar es un animal que por su fuerza, agilidad, habilidad para ver en la oscuridad y agudo sentido del olfato domina sobre los demás animales, todos presas fáciles para él sin que él lo sea para ninguno, incluidos los hombres. Se le teme y admira, es símbolo de fuerzas misteriosas, poderes ocultos e incomprensibles, lugares y tiempos inaccesibles al hombre común. Se le relaciona con el día y la noche, con la agricultura y la fertilidad de la tierra; además, por sus habilidades se le asocia como el nagual de los chamanes, que vive en el bosque, en los cerros y en la montaña sagrada y que ejerce su poder tanto en la tierra como en el inframundo. Por su valentía y fuerza, fue investido de poderes sobrehumanos que lo convirtieron en un modelo de virtudes masculinas. Lo encontramos como personaje central en mitos, leyendas, danzas, carnavales y artesanías. 

Mtra. María Eugenia Sánchez
Curador - Investigador MNA

 

Nombre: Traje de jaguar y Gorro

Grupo étnico: Baats’il winik/ Tzotzil

Procedencia: Zinacantán, Chiapas, México

Técnica: El traje está tejido en telar de cintura con hilo de algodón, teñido con corteza de árbol y manchas pintadas. A la altura del pecho tiene representados dos jaguares, en la parte posterior lleva una cola en forma de espiral. Se abotona al frente.
El gorro es de cuero de forma de cono truncado, forrado con la piel de un jaguar (cabeza y patas delanteras). La cabeza queda al frente y las patas van como orejeras.

Material: Traje de algodón. Gorro de piel de un jaguar.

Dimensiones: Traje 130.0 x 76.0 cm

                     Gorro 18.0 x 21.0 cm

Carecterísticas distintivas: Su ingreso al acervo de colecciones etnográficas está fechado en abril de 1963, fueron adquiridos por Nelia Peón quien trabajo en la creación del Museo Nacional de Antropología en 1963.

  • EJ1
    Traje de jaguar. Acervo de Etnogafía MNA
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • EJ2
    Gorro de jaguar. Acervo de Etnografía MNA
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • EJ3
    Cuadro de Mexiac
    No todas las personas pueden ver al jaguar, sólo aquellos que tienen poder, como el i’lol o curandero, quienes transitan por los espacios y lugares por donde el jaguar se mueve, haciéndolo con cautela y así conocer los secretos y tener la fuerza para curar a los enfermos.
    Óleo de Adolfo Mexiac en 1964, se localiza en la sala Los Pueblos Mayas de las Montañas.

    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • EJ4
    Carnaval
    En algunas celebraciones religiosas como en la de San Sebastián, en el municipio de Zinacantán, Chiapas aparecen hombres que se “transforman” en  jaguares, usando un traje que les cubre todo el cuerpo y un gorro. Estos personajes suben al árbol sagrado, en sus movimientos imitan al felino y lanzan comida (ardillas) a los hombres que los observan.

     Fotografía: María Eugenia Sánchez, Zinacantan, Chiapas, 2012
  • EJ5
    Carnaval
    En el carnaval de Nueva Esperanza, Chiapas, los jaguares pelean con los toros, el hombre carga en la espalda una piel de jaguar llamada “Chilon” que representa a la oscuridad.

     Fotografía: María Eugenia Sánchez, Nueva Esperanza, Chiapas, 2004.
  • EJ6
    Carnaval
    En el carnaval de Nueva Esperanza los hombres cargan en la espalda una piel de jaguar llamada “Chilon” que representa a la oscuridad, es decir al jaguar que vive en el inframundo.

    Fotografía: María Eugenia Sánchez, Nueva Esperanza, Chiapas, 2004.
  • EJ7
    Pintura del jaguar
    Las mujeres del municipio de Amatenango del Valle, modelan estos cántaros con arcilla, los dejan secar, para después realizan la quema a cielo abierto. La última fase de este trabajo es el decorado. La pieza se localiza en sala Los Pueblos Mayas de las Montañas.

    Foto: María Eugenia Sánchez, Amatenango del Valle, Chiapas, 2011
  • EJ8
    Artesanías
    En Amatenango del Valle, Chiapas, son las mujeres las que se encargan de modelar estas figuras de jaguar en diferentes posiciones.

    Fotografía: María Eugenia Sánchez,  Amatenango del Valle, Chiapas, 2010
  • EJ9
    Artesanía
    Entre los pueblos mayas de Chiapas, la población de Amatenango del Valle sobresale por su antigua tradición alfarera. Por los años 90 empezaron a realizar representaciones de jaguares en barro, en diferentes tamaños y posiciones.

     Fotografía: María Eugenia Sánchez, Amatenango del Valle, Chiapas, 2010