El ámbar


El ámbar es una resina fósil de origen orgánico. Proviene de especies vegetales de pinos, coníferas y leguminosas. En México, la parte norte del estado de Chiapas resguarda los principales yacimientos gracias al relieve montañoso de la zona. No se trata de una piedra ni un cristal, sino una resina producida en los conductos internos del árbol que lo protege de enfermedades y que recubre las heridas de la corteza para evitar que los insectos la penetren (estos, al querer roerla, se quedan adheridos a la resina). La resina se desliza por la corteza y llega al suelo cargando los sedimentos que encontró en su descenso. Con el paso de millones de años se fosilizó y se convirtió en una gema o ámbar. Cualquier planta o insecto que haya quedado ahí atrapado subsistió momificado.

El ámbar es ligero, por lo que es un material fácil de esculpir. Todos tienen terpenos o compuestos que son comunes en las resinas endurecidas. El ámbar va de un color amarillo hasta un tono naranja; también tiene tonos en rojo, café, verde azuloso y gemas oscuras. Las comunidades mineras en Chiapas se localizan sobre todo en Simojovel de Allende, que es la de mayor extracción, aunque se localiza en menor escala en Pantelhó y Totolapa.


Mtra. María Eugenía Sánchez
Curador- Investigador MNA

 

 

Nombre: Ámbar pulido

Grupo étnico: Baats ´il winik/ tzotzil

Procedencia: Simojovel de Allende, Chiapas, México

Este objeto pertenece a la colección Tzotzil de mayas de la montaña. 

  • EA1
    Ámbar pulido.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • EA2
    En la actualidad para obtener la resina puede hacerse por medio de minado o recolección. Cuando es en minas son tres tipos: se excavan pozos ya sea en forma vertical, horizontal y túneles de tiro. El techo de la mina de arena es bajo. También puede hacerse por recolección producto de los deslaves o asentamientos del terreno donde los depósitos quedaron expuestos.
    Fotografía: Claudia Ytuarte-Nuñez, Simojovel, Chiapas, México, septiembre 2002.
  • EA3
    Entrada al túnel. 
    Fotografía: Claudia Ytuarte-Nuñez, Simojovel, Chiapas, México, mayo 2003.
  • EA4
    Los trozos de resinas los adquieren los artesanos a través de intermediarios o trato directo con los mineros que llegan a venderlo a los municipios como Simojovel. Los artesanos seleccionan el ámbar de acuerdo a la figura o pieza que desean elaborar. En el taller, con la ayuda de la familia, empiezan a quitarle la tierra para después pulirlo para darle brillo hasta dejarlo liso, esto se hace por medio de un motor, esmeriles y lijas.
    Fotografía: María Eugenia Sánchez, Chiapas, México, 2014.
  • EA5
    Ámbar en bruto, parte de la colección del museo.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • EA6
    Entre los mayas existe la creencia de proteger a los niños de envías, “mal de ojo” y de enfermedades, para contrarrestar estas fuerzas negativas se les coloca a los niños pulseras llamadas “pulsitos”, que incluye diferentes formas como cruces, manitas, hojitas, chupón, zapatitos y corazón.
    Fotografía: Claudia Ytuarte-Nuñez, Chiapas, México, 2015.
  • EA7
    Pulsera o pulsito para niño, parte de la colección del museo.
    Fotografía: Archivo Digital MNA. 
  • EA8
    Dije en forma de gota, parte de la colección del museo. En el ámbar se observar inclusiones de plantas o insectos los cuales quedaron atrapados hace millones de años, por lo que son de gran interés para científicos porque a través de estas impurezas que presentan las gemas pueden ver procesos evolutivos y condiciones ambientales. También son apreciados por las personas que se dedican a la escultura y joyería para crear obras de arte. Por ser tan raros estos ámbares sus costos llegan a ser muy elevados. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • EA9
    De esta gema nada se desperdicia, las piezas pequeñas se utiliza en la elaboración de collares, pulseras o dijes, los cuales son trabajados con diseños a mano, algunas cuentas son engarzadas en hilo de oro, cobre, plata o cuero, son producidas para el turismo ya sea nacional o internacional.
    Fotografía: María Eugenia Sánchez, Chiapas, México, 2014.
  • EA10
    Collar. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.