Museo Nacional de Antropología

Poblamiento de América (30,000 a.C.-2000 a.C.)

La evolución biológica del ser humano, que puede apreciarse en la Sala Introducción a la Antropología, devino en el Homo sapiens, especie que se reprodujo y expandió por todo el planeta.

Hace miles de años, entre el 70,000 y el 20,000 A.P. (antes del presente), los humanos cruzaron el estrecho de Bering, entre las posibles causas de este traslado se encuentra la persecución de animales para alimentarse. El hemisferio norte del planeta experimentaba un periodo glaciar. La existencia de hielos permanentes provocó que los niveles del mar descendieran alrededor de 50 metros, lo que permitió la formación de un camino entre Asia y América. Estos grupos humanos nunca se dieron cuenta que estaban en un territorio distinto. El poblamiento del Continente había iniciado.

Las teorías sobre la llegada del hombre a América son varias y tienen una larga historia. Ya en el siglo XVI, el jesuita José de Acosta planteó, de manera intuitiva, que las personas con los que habían tenido contacto los conquistadores europeos debían proceder de Asia por medio del Estrecho de Bering. Hubo otras propuestas que se fundamentaron en cuestiones religiosas, como la del decimonónico Joseph Smith, quien basado en el origen bíblico, propuso que los americanos debían ser descendientes de las diez tribus perdidas de Israel. También hubo algunos investigadores que hablaron del origen autóctono, como el argentino Florentino Ameghino, quien consideró varios cráneos hallados en Argentina como antecedentes del hombre moderno, empero, estudios posteriores demostraron que sus ideas no eran correctas. En las primeras décadas del siglo XX Mendés Correa y Paul Rivet propusieron una migración por el sur del continente. Rivet, basado en estudios lingüísticos, antropológicos y etnográficos afirmaba que existían fuertes evidencias para hablar de una relación con grupos melanesios y polinesios. En la actualidad, la teoría más aceptada es la del Estrecho de Bering, aunque no dejan de existir opiniones sobre migraciones por el sur y otras que proponen una llegada por el Océano Atlántico. No hay que pensar que el paso del hombre por Bering se dio en un solo momento, sino que fue un proceso de varios miles de años y de diversos grupos. De hecho, se proponen tres distintas migraciones: los paleo-indios originarios de Siberia, los hablantes de lengua na-dene y una última migración que generó a los pueblos esquimales.

El poblamiento de América se llevó a cabo durante el periodo conocido como Pleistoceno (70,000-10,000 A.P.), caracterizado por la megafauna: bisontes, mamutes, mastodontes, grandes perezosos, camélidos, caballos entre otros. Restos de estos animales pueden apreciarse en la sala, como el esqueleto de mamut de Santa Isabel Ixtapan II, Estado de México. Como se puede apreciar a través de los objetos expuestos en la sala, estos seres humanos eran poseedores de una tecnología lítica específica y una economía basada en la caza-recolección.
Hacia el 10,000 A.P. se presenta un cambio climático y el paso a un nuevo periodo conocido como el Holoceno. Los efectos del cambio en las condiciones medioambientales provocaron la desaparición de la fauna pleistocénica y modificaciones en los patrones culturales del hombre: la caza dejó de ser tan importante en su alimentación y la recolección pasó a tener mayor peso. Además, de manera paulatina, el ser humano comenzó a domesticar ciertas plantas, permitiendo el origen del sedentarismo agrícola.

El proceso de desarrollo cultural del hombre americano puede apreciarse gracias a una serie de dioramas y en los diversos objetos líticos expuestos en la sala. 


Obras

Comparte esta información