Muñeca tzotzil


 

Hablar del origen de las muñecas es una tarea difícil. No se tienen datos de cuándo ni cómo surgieron, aunque debieron existir desde los albores de la humanidad sin ser exclusivas de alguna cultura en particular. Las primeras muñecas aparecieron en México en el siglo xVI, cuando los juguetes novohispanos comenzaron a mezclarse con los de las culturas indígenas y, como resultado de este sincretismo, cada grupo social les imprimió las características propias de su cultura.

En la actualidad los artesanos mexicanos elaboran muñecas con materiales propios de cada región del país. Por ejemplo, en los Altos de Chiapas, el cuerpo de las muñecas puede confeccionarse con tela industrial, modelado en arcilla, tallado en madera, cartón, o con alma de alambre. Los pueblos mayas de las montañas tienen una larga tradición textil que se plasma en la vestimenta de las muñecas, misma que elaboran en telar de cintura con técnicas y diseños propios como el teñido de lana.

Esta muñeca está hecha con dubetina color carne, cosida a mano y rellena de algodón. Viste un huipil blanco con líneas de varios colores confeccionado con técnica de tafetán, así como un enredo de algodón azul, ambos tejidos en telar de cintura. Los detalles de la cara son bordados; el pelo, que es de estambre, termina en dos trenzas con moños. En sus manos lleva un broche de presión que al cerrarlo permite que las manos se junten y pueda cargar un muñeco de dubetina. Del cuello de la muñeca pende un collar de cuentas de petatillo color verde.

La muñeca es representativa de los Altos de Chiapas y fue elaborada por mujeres tzotziles de San Juan Chamula, mientras que la indumentaria se confeccionó en Chenalhó.

Hoy en día la producción de muñecas artesanales representa una fuente de ingreso importante para las unidades familiares, una posibilidad de empleo casero para las mujeres y una vertiente de la organización extrafamiliar femenina.

 

Mtra. María Eugenia Sánchez Santa Ana
Curadora-investigadora, MNA

 

Grupo étnico: tzotzil

Procedencia: Chiapas

Fecha de creación: siglo XXI

Materiales: lana, algodón

Medidas: 10.5 cm × 26 cm

Ubicación: acervo de etnografía

Técnica de manufactura: telar de cintura, recortado y cosido a mano

  • MT1
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2018.
  • MT2
    Muñeca con la indumentaria tradicional de San Juan Chamula, Chiapas. El cuerpo está formado con alambre y cubierto con tela de algodón, las extremidades están forradas con estambre de colores, el cabello es de estambre y el traje se confeccionó con retazos de tela de lana negra tejidos en telar de cintura.
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2018.
  • MT3
    Muñeca con indumentaria de San Juan Chamula, Chiapas. El cuerpo es de alambre y las extremidades llevan estambre enrollado. Su enredo y huipil son de lana beige tejida en telar de cintura, lo mismo que el tapado de color negro que lleva en la cabeza. Estas piezas se elaboran para la venta al turismo que visita el municipio y las niñas pocas veces juegan con ellas.
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2018.
  • MT4
    En ocasiones las artesanas modelan en arcilla el cuerpo de las muñecas, las visten con un enredo de lana negra tejido en telar de cintura sujetado con un estambre rojo y colocan una toca azul en la cabeza. El traje tradicional corresponde al municipio de San Juan Chamula, Chiapas.
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2018.
  • MT5
    Las piezas nos muestran las características del periodo histórico en que fueron creadas; son reflejo de la creatividad, los problemas sociales, la habilidad, las costumbres y los avances tecnológicos. Por ejemplo, a partir de 1994 los artesanos empezaron a elaborar camiones de madera con figuras de muñecos zapatistas vestidos con su cotón de lana como lo usan en San Juan Chamula, Chiapas, con sus cananas y su fusil de madera.
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2018.
  • MT6
    La habilidad que tiene la mujer para urdir y tejer en el telar de cintura es observada por su hija, quien aprende a través del juego a realizar primero la urdimbre y después el textil de su comunidad.
    Foto: María Eugenia Sánchez, 2014.
  • MT7
    A través del juego, el infante se familiariza con las actividades cotidianas y aprende sin darse cuenta que lo que ahora hace como un juego le ayudará cuando sea adulto.
    Foto: María Eugenia Sánchez, 2010.
  • MT8
    Actualmente se elabora indumentaria para muñecas industrializadas. Se realizan a imagen y semejanza de la de los grupos indígenas que la tejen, como la que se confecciona en Zinacantán, Chiapas. Tanto el enredo como la capa o mochibal que lleva sobre los hombros son tejidos en telar de cintura y bordados a máquina, como los que usan las mujeres en este municipio.
    Foto: María Eugenia Sánchez, 2010.