Máscara ceremonial de Tlatilco


 

Las abundantes máscaras y figurillas que representan a bailarinas, músicos, seres fantásticos e instrumentos musicales elaborados en barro son parte de los objetos que muestran las actividades rituales que se practicaron en Tlatilco, sitio del Preclásico Medio (1200-600 a. C.) que se localiza en el poniente de la Cuenca de México.

Esta bella y enigmática máscara representa a un ser fantástico con algunos rasgos humanos y otros asociados posiblemente al mono, como las arcadas supraorbitarias pronunciadas, la frente inclinada hacia atrás, los pómulos salientes y la nariz ancha. La pieza está modelada en barro con un acabado fino en color café muy oscuro y recubierta en gran parte por una gruesa capa de pigmento rojo. Las perforaciones que se observan a la altura de las sienes indican que fue utilizada en festividades religiosas.

Para los antiguos habitantes de Tlatilco, las máscaras conferían poderes sobrenaturales a quienes la usaban, en especial a los chamanes que las portaban durante los rituales para invocar la ayuda de un animal o adquirir su poder y personalidad; también las utilizaban para protegerse, infundir temor o mostrar autoridad. De manera ritual se colocaban sobre la cara de los muertos para simbolizar que un espíritu había entrado en él.

Durante el Preclásico, sobre todo en los sitios asociados al estilo olmeca, se distinguen varias representaciones de seres antropomorfos en los que pueden destacar rasgos de animales.

 

Dra. Patricia Ochoa
Curadora-investigadora, MNA

  • MCT1
    Tlatilco significa “el lugar donde hay cosas ocultas”. Como muchos otros sitios tempranos, fue una aldea agrícola asentada sobre una gran planicie aluvial.
    Ilustración: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2018.
  • MCT2
    Los antiguos pobladores de Tlatilco desarrollaron su arte a través de la alfarería. La mayoría de sus representaciones son realistas, abstractas y con gran simbolismo.
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2018.
  • MCT3
    A la altura de las orejas se observa un motivo decorativo conocido como ilhuitl del que surgen líneas que cubren parte de los pómulos y la barba. Es probable que el ihuitl sea un símbolo de la Tierra y el cielo, y es un diseño común en las vasijas olmecas de San Lorenzo, Veracruz.
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2018.
  • MCT4
    Las incisiones gruesas y profundas son decoraciones que se aprecian en otros objetos cerámicos y que son característicos del tipo cerámico Calzadas Carved.
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2018.
  • MCT5
    La importancia que los animales tenían para los antiguos mesoamericanos se evidencia en el papel que se les asignó en la cosmovisión y en su constante representación en las artes plásticas.
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2018.
     
  • MCT6
    Las festividades de tipo comunitario eran actividades que los grupos aldeanos realizaban con un carácter mágico-ritual. En ellas participaban músicos, contorsionistas, bailarinas y chamanes que dirigían las ceremonias.
    Ilustración: Iker Larrauri, La fiesta en Tlatilco, 1965.