El Ídolo rojo, su templo y su ofrenda


A finales del año 1900, durante el gobierno de Porfirio Díaz, se realizó la construcción de un colector de aguas que recorría la calle de Las Escalerillas, hoy República de Guatemala, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. El arqueólogo Leopoldo Batres fue comisionado para dirigir las excavaciones de salvamento a lo largo de la ruta del drenaje que atravesó de oriente a poniente la calle mencionada. En el extremo norte de la Catedral Metropolitana encontró la escultura de Macuilxóchitl “5 Flor”, a la cual se le llamó Ídolo rojo, rodeada por representaciones de diversos instrumentos musicales elaborados en piedra y barro.

Estas exploraciones fueron anteriores al uso de la técnica de estratigrafía, tan importante en la arqueología, pero el gran mérito de Batres fue ubicar los hallazgos, así como preservar y publicar los materiales que se hubieran perdido con esta intervención. Desafortunadamente la excavación destruyó importantes vestigios del recinto sagrado de Tenochtitlan, incluyendo parte del templo dedicado a Macuilxóchitl.

Setenta años después, durante las obras de la Línea 2 del Sistema de Transporte Colectivo (Metro) se realizó una segunda intervención en el área. En esta ocasión, el arqueólogo Jordi Gussinyer recuperó los restos de un pequeño edificio, al cual llamó Estructura H. Se trata de un templo decorado con motivos asociados a la iconografía del dios Macuilxóchitl, los cuales consisten en moños formados por cintas en colores rojo y blanco, delineadas en negro. Debido al interés que despertó la pintura mural que cubría este recinto se decidió preservarlo de su destrucción total, protegiéndolo con un armazón de varilla de acero y concreto, para trasladarlo y reconstruirlo en el jardín de la Sala Mexica de este museo, donde permanece hasta la fecha.

Macuilxóchitl, “5 Flor”, era considerado por los mexicas como el dios patrono de la música, los bailes y el juego. De acuerdo con el relato del padre Sahagún, se equiparaba con Xochipilli, el príncipe de las flores y encarnación del Sol del crepúsculo relacionado con la fertilidad agrícola. De acuerdo con la descripción que encontramos en las fuentes históricas, su rostro resplandecía de rojo y tenía un tocado de plumas descrito como “su cresta de pájaro”. En el pecho de esta escultura se observa un hueco en el que depositaban una piedra verde a manera de “corazón” del dios.

Los objetos rescatados en 1900, junto al Ídolo rojo y que formaban parte de su ofrenda, son representaciones en piedra y barro de diversos instrumentos musicales que los mexicas utilizaban en sus fiestas y ceremonias: flautas, sonajas, pequeños timbales con la imagen del dios, teponaztli (xilófonos), omichicahuaztli (raspadores en forma de hueso), tetl (piedras) y caparazones de tortuga con sus percutores.

Gracias a los trabajos arqueológicos que se han realizado en el área aledaña al recinto, hasta el momento se han descubierto otras tres pequeñas estructuras similares al templo de Macuilxóchitl descubierto por Gussinyer. Dos de ellas flanquean al Templo Mayor al norte y al sur, y los vestigios de un tercero fueron encontrados en la calle República de Argentina, alineado con los anteriores. En conjunto se conocen como “templos rojos” por el color predominante en su decoración. El que ahora nos ocupa se encontraba en línea con el templo de Huitzilopochtli, en estrecha relación con la cancha del Juego de Pelota del recinto sagrado. Estudios recientes han demostrado que tanto el Ídolo rojo como su ofrenda estaban asociados a este templo dedicado al culto de Macuilxóchitl.

Arqlga. Bertina Olmedo
Curadora Investigadora
Sala Mexica

Agradecimientos:

Arqlgo. Raúl Barrera, supervisor del Programa de Arqueología Urbana (PAU) del INAH.
Arqlgo. Álvaro Barrera, miembro del PAU- INAH.
Rafael Balverde, Subdirector de Museografía del MNA.
Mtra. Patricia Ledesma Bouchan, Directora del Museo Templo Mayor.

  • IR1

    La escultura del Ídolo rojo fue encontrada el 13 de diciembre de 1900 en el extremo norte de la Catedral Metropolitana por el arqueólogo Leopoldo Batres.
    Reprografía: Batres, Leopoldo. Exploraciones en la calle de Las Escalerillas, México, 1902, pp. 48, 49.

  • IR2

    Ofrenda dedicada al culto de Macuilxóchitl en el Templo Rojo Sur. Se trata de representaciones en miniatura de instrumentos musicales y dos grandes cuchillos pintados con la imagen de este dios.
    Reprografía: Olmedo Vera, Bertina. Los templos rojos del recinto sagrado de Tenochtitlan,
    México, INAH (Colección Científica, Serie Arqueología), 2002. p. s/n.

  • IR3

    A)Planta en la que se ubica el templo Estructura H atrás de la Catedral y a muy corta distancia de la escalinata de acceso al Juego de Pelota.
    B) Perfil que muestra los motivos de cintas bicolores formando moños.

    Reprografía: Barrera Álvaro, Arqueología urbana en la reconstrucción arquitectónica del recinto sagrado de Tenochtitlan, Tesis de Licenciatura en  Arqueología, ENAH, México, 2010, p.145.

  • IR4

    A) Planta que muestra la parte central del templo destruida por el colector de 1900.
    B) Corte de la parte posterior basado en el dibujo de Gussinyer.
    C) y D) Dibujos reconstructivos de la Estructura H. 

    Reprografía: Barrera Álvaro, Arqueología urbana en la reconstrucción arquitectónica del recinto sagrado de Tenochtitlan, Tesis de Licenciatura en  Arqueología, ENAH, México, 2010, p.146.

  • IR5

    Estructura H en el jardín de la Sala Mexica, Museo Nacional de Antropología. 
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología
    INAH-Canon, 2017.

  • IR6

    Plano elaborado por los integrantes del Programa de Arqueología Urbana (PAU), supervisado por el arqueólogo Raúl Barrera.

  • IR7

    Plano de ubicación de los templos rojos del recinto sagrado de Tenochtitlan.
    Reprografía: Olmedo Vera, Bertina, Los templos rojos del recinto sagrado de Tenochtitlan,
     México, INAH (Colección Científica, Serie Arqueología), 2002. p. 14. 

  • IR8

    Templo Rojo Norte, zona arqueológica del Templo Mayor.
    Fotografía: Cortesía Museo del Templo Mayor

  • IR9

    Diseño de cintas entrelazadas en rojo y blanco, característico de los templos rojos dedicados al culto de Macuilxóchitl.
    Templo Rojo Norte, zona arqueológica Templo Mayor.

    Fotografía: Cortesía Museo del Templo Mayor.  

  • IR10

    Detalle de cintas entrelazadas del Templo Rojo.
    Fotografía: Cortesía Museo del Templo Mayor

  • IR11

    Ofrenda del Ídolo rojo.
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología
    INAH-Canon, 2017.

Bibliografía

Barrera, Álvaro, Arqueología urbana en la reconstrucción arquitectónica del recinto sagrado de Tenochtitlan. Tesis de licenciatura en Arqueología, ENAH, México, 2010.

Batres, Leopoldo, Exploraciones en las calles de Las Escalerillas, La Europea, México, 1902, pp. 58.

Matos Moctezuma, Eduardo, “El adoratorio decorado de las calles de Argentina”, en Eduardo Matos Moctezuma (coord.), Trabajos arqueológicos en el centro de la Ciudad de México, México, INAH (Antología, Serie Arqueología), 1990, pp. 387-400.

Olmedo Vera, Bertina, Los templos rojos del recinto sagrado de Tenochtitlan, México, INAH (Colección Científica, Serie Arqueología), 2002.