Rámpora


El rámpora, como llaman los rarámuri a este tambor o instrumento de percusión, está elaborado con un doble parche de cuero de vaca o cabra que va tensado con tiras del mismo material sobre un bastidor circular hecho de madera de pino. Su uso ritual o festivo es parte de las tradiciones de las comunidades que habitan la Sierra Tarahumara, quienes según su variante dialéctica llaman rampola, rambola o rampoli.

El sonido del rámpora marca el inicio del año para los rarámuri, el cual tiene lugar a partir del 6 de enero y es conocido como Ciclo Fariseo o Pariseo, que asimismo representa el comienzo del ciclo agrícola con el arado o barbecho de la tierra.

La Semana Santa es otra de las celebraciones principales para los rarámuri. Denominada según cada variante dialéctica como Nolilúachi o Noríroachi, que significa “dar vueltas”, las percusiones del rámpora marcan el ritmo de la música con la que acompañan cada uno de sus rituales. Es el caso de la danza llamada del Matachín, donde el rámpora y la flauta –instrumento de viento y hecho con carrizo que también utilizan los rarámuri- sonorizan cada uno de los pasos con los que los danzantes se desplazan simulando una víbora en movimiento. El objetivo de este baile es pedir la lluvia a Riosi, encargado de ordenar el mundo, impedir su destrucción y garantizar su existencia. Esta danza, que asimismo forma parte del Ciclo Fariseo, es también un forma de representación de la lucha cósmica entre el bien y el mal, y en la que toman parte dos grupos: los pintos, quienes personifican el bien y cuyo cuerpo es decorado con círculos blancos y negros pintados sobre su piel; los pariseos –fariseos- o juriochi –judíos- que son el mal y visten, además de pintar su cuerpo y cara, de color blanco.

Para los grupos rarámuri bailar es un acto vital, intrínsecamente ligado al trabajo. Deben su trabajo al baile, por lo que sin el baile no tienen trabajo y sin trabajo el baile pierde sentido. El rámpora los acompaña en sus danzas; cada percusión alude al latido del corazón de Warupa, la Virgen de Guadalupe según el catolicismo que en el siglo XVI irrumpió en sus creencias, quien para ellos es la tierra.

La tesgüinada marca el fin de la celebración, que es cuando los rarámuri beben sowiki ó batári, la cerveza de maíz. Es el tiempo de romper el rámpora, de destruir el mal, una señal de que el bien ha triunfado sobre el mal y de que el mundo se ha ordenado.

 

Mtro. Donaciano Gutiérrez
Curador – Investigador
Sala Noreste: Sierras, valles y desiertos

Etnohist. Edgar Torres Tavera
Asistente de investigación

Dra. Ana Paula Pintado Cortina
Investigadora Independiente
Asesoría

Prof. Rogelio Cruz Moreno
Educación Indígena de Servicios Educativos del Estado de Chihuahua
Asesoría en lengua rarámuri

  • R1
    Es un instrumento de percusión, elaborado con un doble parche de cuero de vaca o cabra, tensados con tiras del mismo material, sobre un bastidor circular de madera de pino.
    Foto: Archivo Digital de las Colecciones del Museo Nacional de Antropología, INAH-Canon, 2017.
  • R2
    Rarámuri con un rámpora.
    Foto: Fototeca de la Subdirección de Etnografía, Museo Nacional de Antropología, 2007.
  • R3
    Rámporas de Semana Santa en San Ignacio, Arareko, Chihuahua.
    Foto: Alfredo López, 2011.

    Reprografía de Gotes, Martínez Luis Eduardo, Ana Paula Pintado Cortina, et. al., Atlas etnográfico de los pueblos indígenas de Chihuahua, INAH, México, 2012. pp.338.
  • R4
    Tarahumaras en Munerachi, “Lugar de frijol”, Chihuahua.
    Foto: Donaciano Guitiérrez.
    Reprografía, tomada de Gutiérrez, Donaciano; Gutiérrez Tripp, Josefina, El noroeste de México sus culturas étnicas, INAH, México, 1991
  • R5
    Los curiochí de Semana Santa en Potrero, Batopilas, Chihuahua.
    Foto: Leonor Pintado, 2002.
    Reprografía de Gotes, Martínez Luis Eduardo, Ana Paula Pintado Cortina, et. al., Atlas etnográfico de los pueblos indígenas de Chihuahua, INAH, México, 2012. p. 162.
  • R6
    Rámporas en San Ignacio, Ararenko, Chihuahua.
    Foto: Angélica Pacheco Arce, 2011.

    Reprografía de Gotes, Martínez Luis Eduardo, Ana Paula Pintado Cortina, et. al., Atlas etnográfico de los pueblos indígenas de Chihuahua, INAH, México, 2012. p. 247.
  • R7
    La Semana Santa en la Sierra Tarahumara se considera como el inicio del año, ya que posterior a esta comienza el barbecho o arado de las tierras.
    Reprografía de Gotes, Martínez Luis Eduardo, Ana Paula Pintado Cortina, et. al., Atlas etnográfico de los pueblos indígenas de Chihuahua, INAH, México, 2000. p. 119.
  • R8
    La fiesta de Semana Santa se le llama Nolilúachi o Noríroachi que significa “dar vueltas”.
    Norogachi, Chihuahua, 2014.

    Foto: Edgar Torres Tavera.
  • R9
    Rámpora. El sonido de la Tarahumara.
    Norogachi, Chihuahua, 2014.

    Foto: Edgar Torres Tavera.
  • R10
    Durante la Semana Santa los pintos representan las fuerzas del bien.
    Guachi, Chihuahua, 2014.

    Foto: Edgar Torres Tavera
  • R11
    El rámpora acompaña la danza durante toda la fiesta, simboliza también el latido de la Virgen de Guadalupe o Wuarupa, que para los rarámuri es la tierra.
    Norogachi, Chihuahua, 2014.

    Foto: Edgar Torres Tavera
  • R12
    Los juriochi representan el mal dentro de la danza cósmica que ordena el mundo.
    Norogachi, Chihuahua, 2014.

    Foto: Edgar Torres Tavera
  • R13
    Al finalizar la festividad, durante tesgüinada (fiesta donde se consume la cerveza de maíz llamada Sowiki o Batári) el rámpora se destruye para romper el mal, como símbolo de que el bien triunfa y se ordena el mundo.
    Norogachi, Chihuahua, 2014.

    Foto: Edgar Torres Tavera
  • R14
    Agradecemos el apoyo del Profesor Rogelio Cruz Moreno, asesor en lengua rarámuri para está pieza del mes.
    Educación Indígena de Servicios Educativos del Estado de Chihuahua

Bibliografía:

Bonfiglioli, Carlo, Fariseos y matachines en la Sierra Tarahumara: entre la Pasión de Cristo, la transgresión cómico-sexual y las danzas de Conquista, INI, México, 1995.

Gotes, Martínez Luis Eduardo, Ana Paula Pintado Cortina, et. al., Atlas etnográfico de los pueblos indígenas de Chihuahua. INAH, México, 2012.

Olmos, Miguel. El sabio de la fiesta, INAH, México, 1995.

Gutiérrez, Donaciano; Gutiérrez Tripp, Josefina., El noroeste de México sus culturas étnicas, INAH, México, 1991.