Huehuetéotl, Teotihuacán

 

La escultura del dios viejo del fuego fue hallada por Leopoldo Batres durante las exploraciones que realizó en la Pirámide del Sol entre 1905 y 1907. Formó parte de la colección del museo local que el presidente Porfirio Díaz inauguró en 1910 en Teotihuacan. Según Manuel Gamio, contaba con orejeras desmontables elaboradas en piedra verde.

Por sus dimensiones (61 cm de alto y 63 cm de ancho), es la representación del dios viejo del fuego más grande conocida en Teotihuacan del total de 152 piezas que se conocen hasta ahora (cabe mencionar un hallazgo reciente con las mismas dimensiones actualmente en proceso de restauración). Casi la totalidad de esas esculturas fueron elaboradas en una sola pieza de andesita gris, una roca algo más suave que el basalto. La representación plástica consiste en un anciano sentado con las piernas cruzadas y las manos sobre las rodillas, en tanto la decoración del brasero consiste en barras y rombos; estos atributos son casi idénticos en la totalidad de las representaciones conocidas.

Esta escultura se encontró junto con otras entre los escombros de la gran pirámide y posiblemente formó parte de los implementos rituales del templo que coronaba la cúspide de la pirámide más grande de la ciudad antigua.
 

Alejandro Sarabia González*
Zona Arqueológica de Teotihuacan, INAH

  • H1
    Vista general de la ciudad de Teotihuacan (Estado de México), cuyo apogeo ocurrió entre los años 200-600 d.C. Al centro se observa la Calzada de los Muertos que constituye el eje norte-sur y conduce a la Pirámide de la Luna. A la derecha se observa la Pirámide del Sol. 
    Reprografía tomada de: 2009 Teotihuacan. Ciudad de los dioses. INAH, México DF, p. 66.
  • H2
    La escultura del dios viejo Huehuetéotl se halló a un costado de la Pirámide del Sol. Ésta mide 65 metros de alto y tiene una planta casi cuadrada de aproximadamente 225 metros por lado.
    Reprografía tomada de: Fuente, Beatriz de la. 2007 Museo de murales teotihuacanos. Instituto de Investigaciones Estéticas, UNAM, INAH, México DF, pp. 228-229.
  • H3
    Imagen que muestra la visita de los asistentes del XVII Congreso de Americanistas a Teotihuacan en 1910, el primer sitio arqueológico abierto al público en México.
    Fotografía: Copyrights 35852 CONACULTA. INAH. SINAFO. FN. MÉXICO 
  • H4
    A la derecha y junto a Justo Sierra (Ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes durante el porfiriato), vemos a Leopoldo Batres, responsable del hallazgo de la escultura de Huehuetéotl mientras estuvo a cargo del proyecto de excavación de Teotihuacan y de su adecuación al público entre 1905 y 1910. Ambos encabezan un recorrido por el sitio arqueológico.
    Fotografía: Copyrights 35822 CONACULTA. INAH. SINAFO. FN. MÉXICO 
  • H5
    Vista del interior del museo de sitio de Teotihuacan en 1910. En el extremo derecho, junto a la columna, se encuentra la escultura de Huehuetéotl hallada por Leopoldo Batres, su descripción dice : 
    24. Brasero descubierto a cien metros de distancia de la "Casa de los Sacerdotes" [¿hacia?] el Sur.

    Fotografía: Copyrights 416202 CONACULTA. INAH. SINAFO. FN. MÉXICO 
  • H6
    En 1922 Manuel Gamio publicó las fotografías de la escultura de Huehuetéotl con sus orejeras desmontables elaboradas en piedra verde, halladas durante la excavación. Actualmente no lleva estas orejeras.
    Reprografía: Alejandro Sarabia González, tomada de: Gamio, Manuel (ed.). 1922 La población del valle de Teotihuacán Volumen I, tomo 1, Secretaría de Agricultura y Fomento, Dirección de Antropología, México. 
  • H7
    Entre el total de piezas teotihuacanas halladas que representan al dios viejo del fuego, esta cuenta con las mayores dimensiones (61 cm de alto y 63 cm de ancho) identificadas hasta ahora.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • H8
    Los atributos que identifican a Huehuetéotl, dios viejo del fuego son: 1) postura con piernas cruzadas y manos sobre las rodillas ; 2) iconografía a base de rombos y barras; 3) brasero que carga sobre la cabeza. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA 
  • H9
    Ubicación actual de la escultura del Huehuetéotl en la Sala de Teotihuacan del MNA.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
*Alejandro Sarabia González es arqueólogo por la ENAH y candidato a doctor por la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Es director del proyecto de investigación de la Pirámide del Sol desde el 2005 y director de la Zona Arqueológica de Teotihuacan desde el 2007.