Plato Cui Anaranjado de Xcambó, Yucatán



En los platos Cui Anaranjado es característica la representación de un ave mitológica que para los antiguos mayas era augur y emisaria de las deidades del inframundo. Eventualmente, el cuerpo de algunos platos muestra un toloque que se desplaza entre oscuras aguas. Esta cerámica se inscribe en una interesante tradición desarrollada durante el Clásico tardío (650-750 d.C.) en la región central de Campeche y el suroeste de Yucatán. Los motivos decorativos están pintados en negro y rojo sobre un fondo anaranjado.

Generalmente se les localiza en contextos funerarios, colocados boca abajo sobre el cráneo de los entierros. Al parecer fueron utilizados por un amplio sector de la población que podía acceder a ellos.  

Mucho se ha especulado respecto a la identificación del ave representada. Por su asociación con el inframundo, ciertos investigadores piensan que se trata de la mítica ave muwaan, una especie de gavilán. Algunos sugieren su relación con el tecolotito bajeño (Glaucidium brasilianum), de color café grisáceo o rojizo, al que en maya-yukateko se le conoce como kuy. Otros suponen que podría ser el aura común (Cathartes aura), un zopilote de grandes alas negruzcas con cabeza roja. 

 

Arqlgo. Daniel Juárez Cossío
Curador-investigador

  • PCA1
    Plato Cui Anaranjado Polícromo, encontrado en el sitio arqueológico de Xcambó, Yucatán
    Fotografía: Archivo Digital del MNA
  • PCA2
    El análisis de las arcillas sugiere que los platos pudieron haberse manufacturado en el centro de Campeche, dentro de la región comprendida entre Edzná, Dzibilnocac y Santa Rosa Xtampak. Su distribución alcanzó sitios costeros como Uaymil y Jaina e incluso hasta Calakmul al norte del Petén.
    Ilustración: Archivo Digital del MNA
  • PCA3
    En las excavaciones de la Estructura 21A del sitio arqueológico Xcambó, Yucatán, fueron encontrados los restos humanos de un adulto. El entierro iba acompañado de una ofrenda que consistía en un pectoral de placas de concha y el plato Cui Anaranjado con la representación del ave muwaan.
    Imágenes: Dra. Thelma Sierra Sosa, directora del Proyecto Arqueológico Xcambó, Centro INAH Yucatán.
  • PCA4
    Glifo del búho lanzadardos en el marcador de Tikal
    Reprografía tomada de: Fialco, Vilma, 1988 El marcador de juego de pelota de Tikal: nuevas referencias epigráficas para el periodo Clásico Temprano, Mesoamérica, (9)15:117-135.
  • PCA5
    Glifo del Búho lanza dardos con escudo. Marcador de Tikal E9-F9
    Reprografía tomada de: Nikolai Grube and Linda Schele, 1994 Kuy, the Owl of Omen and War, Mexicon Vol. (16)1:10-16.
  • PCA6
    Esta imagen pertenece a la lámina 43 del Códice Dresde y muestra a un Chaac remando. En la proa del cayuco transporta un fardo amarrado sobre el que descansa un recipiente, de este último emerge un ave muwaan.
    Reprografía tomada de: Nikolai Grube and Linda Schele, 1994 Kuy, the Owl of Omen and War, Mexicon Vol. (16)1:10-16.
  • PCA7
    La página 47 del Códice Dresde presagia inundaciones torrenciales, cuyas aguas emanan de la serpiente celeste. La anciana Chak Chel derrama agua de un cántaro que consigna la fecha 5 Eb’ del tzolk’in. Abajo, con una rodilla en tierra, se observa al dios L con su tocado muwaan.
    Reprografía tomada de: Códice Dresde 1988, Fondo de Cultura Económica, México. Acervo de la Biblioteca Nacional de Antropología e Historia.
  • PCA8
    El aura común (Cathartes aura) es un ave carroñera con enormes y poderosas alas de color negro parduzco. Uno de los rasgos que la caracterizan es la cabeza roja.
    Fotografía: Sergio Aguilar Rodríguez, Pronatura Veracruz
  • PCA9
    Aprovecha las corrientes térmicas para alcanzar grandes alturas. Es una especie de amplia distribución en casi todo el continente.
    Fotografía: Omar Suárez García, Pronatura Veracruz
  • PCA10
    El tecolote bajeño (Glaucidium brasilianums) es una especie pequeña con plumas de color café grisáceo a rojizo. En la corona se observan finas rayas y en la parte posterior de la cabeza muestra dos parches que simulan ojos.
    Fotografía: Irving Chávez Domínguuez,Pronatura Veracruz
  • PCA11
    El tecolote bajeño habita en las tierras bajas del área maya.
    Fotografía: Roberto Rodríguez Sánchez, Pronatura Veracruz