Personaje de Tlaquiltenango, Morelos



Durante el Preclásico o Formativo, y en especial en el centro de México, la elaboración de figurillas en arcilla fue abundante. Su relevancia consiste en que son una importante fuente para el conocimiento de la sociedad de esa época. En esas pequeñas esculturas se aprecian costumbres como el elaborado adorno personal y la indumentaria (si bien las representaciones femeninas se muestran desnudas en los primeros tiempos, más tarde llevan faldillas, pantalones de cascabeles u otra vestimenta; las representaciones masculinas siempre llevan al menos bragueros). En ellas también se aprecian las prácticas culturales de la época, como la deformación craneana, el limado de los dientes y la pintura corporal y facial. Esta figurilla del periodo Formativo medio (1200- 600 a.C.) muestra además algo sobresaliente: el uso del mecapal, una banda que se sostiene con la frente y que carga un ánfora en la espalda, práctica aún vigente entre los grupos indígenas de México.

La figurilla corresponde al tipo D2 según la tipología de Vaillant (1930). Se caracteriza por el uso del fileteado para mostrar los rasgos faciales; presenta restos de pigmento rojo.

Mtra. Patricia Ochoa Castillo
Curadora-investigadora

  • PT1
    Vista de la parte frontal de la figurilla.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • PT2
    Vista de la parte trasera donde se aprecia la cuerda del mecapal. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • PT3
    Ilustración sobre cómo se utilizó y utiliza el mecapal, incluso hasta nuestros días. Este instrumento se compone de una banda de fibras de algodón o ixtle (A. lechuguilla), y una cuerda del mismo material. El mecapal se amarra alrededor del ánfora a través de los orificios que tiene para estos propósitos (en este caso tres). Las banda se acomoda sobre la frente del cargador y la cuerda distribuye el peso de la carga sobre el cuerpo. 
    Ilustración: Archivo Digital MNA
  • PT4
    Aguador, o persona que proveía de agua en las casas a cambio de algunas monedas (ca. 1880). Recordemos que el suministro por tuberías no era común por esos días. 
    ©466485. Secretaría de Cultura. INAH. SINAFO. FN. México. Reproducción autorizada por el INAH. 
  • PT5
    Aguador en una calle de Guanajuato, ca. 1907. Autor: Winfield Scott. Como vemos el uso del mecapal para transportar agua ha sido una práctica que ha prevalecido a través del tiempo. 
    ©122046. Secretaría de Cultura. INAH. SINAFO. FN. México. Reproducción autorizada por el INAH. 
  • PT6
    Mecapalero en la vida cotidiana, ca. 1902. Autor: Winfield Scott. 
    ©120146. Secretaría de Cultura. INAH. SINAFO. FN. México. Reproducción autorizada por el INAH. 
  • PT7
    En el contexto etnográfico todavía podemos ver el uso del mecapal y las ánforas para transportar agua y otros productos como semillas. En las Sala Otopames del MNA se encuentra este ejemplar. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA