Torito de carnaval


Los juegos rituales están presentes en varias celebraciones de los purépechas de Angahuan. Uno de ellos es el encuentro belicoso entre dos personajes ataviados como toros que representan a los hombres casados y a los solteros. El combate tiene lugar en el contexto de la festividad conocida como ampómantskwa o “limpieza del manantial”, cuya fecha se fija días antes del carnaval y, como éste, está llena de momentos lúdicos y transgresores.

El día fijado, las autoridades conocidas como biskál y pitápi convocan a los jóvenes para que acudan a limpiar las paredes del cerro donde fluye un manantial emblemático para el poblado. Terminada la tarea y la comida, comienza la danza del torito o tor uarháni. Acompañadas por una orquesta, varias mujeres bailan portando unas banderas hechas con servilletas bordadas. Los toros se acercan y tratan de alcanzarse, pero las mujeres lo impiden con la ayuda de sus banderas, hasta que logran trenzarse en una riña en la que sale vencedor el torito que tire al contrario. Esto se repite varias veces en el manantial y en las calles del pueblo, anunciando a todos que el biskál y el pitápi han cumplido el ritual.

Mtra. Catalina Rodríguez
Curadora- investigadora MNA

Nombre: Torito de carnaval

Grupo étnico: P´urhépecha/ Purépecha

Procedencia: Angahuan, Uruapan, Michoacán, México.

Material: Piel y cornamenta de res, varas de tejocote y alambre.

Técnica: La estructura es fabricada de varas de tejocote y madera de pino, se forra con piel de res curtida de color blanco con manchas cafés. La cornamenta y rabo son fijados con alambre.

Dimensiones: 63.70 x 58.0 x 72.50 cm

Características distintivas: Margarita Rivera y un colaborador, oriundos de Angahuan, en el 2008 fabricaron dos toritos para la colección etnográfica del MNA. El proceso de manufactura consistió en la compra de dos pieles, las cuales curtió en sal por varios días para luego con la ayuda de su colaborador armar con el alambre y las varas la estructura que sostendría la piel curtida y la cornamenta.

Este objeto pertenece a la colección purépecha del Acervo de Etnografía del MNA.

  • TC1
    Torito de carnaval.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC2
    Detalle lateral izquierdo.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC3
    Detalle posterior.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC4
    Detalle lateral derecho.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC5
    Detalle frente.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC6
    Detalle interior.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC7
    Uno de los preparativos mas importantes para la fiesta de  ampómantskwa se hace días antes. El fiscal o biskál manda a elaborar o pide prestado un torito que será usado por el grupo de muchachos solteros en la danza del torito.   
    Fotografía: Catalina Rodríguez, Angahuan, Michoacán, México, 2006.
  • TC8
    El pequeño niño, hijo del fiscal muestra la manera de portar el torito. En medio del juego, los niños aprenden el ritual que deberán conservar de mayores.
    Fotografía: Catalina Rodríguez, Angahuan, Michoacán, México, 2006.
  • TC9
    El carguero o autoridad conocido como pitápi prepara otro torito que será usado por los hombres casados. Ambos toros son adornados con globos y tiras de papel de colores. Aquí lo vemos listo para ser usado una vez terminada la comida.
    Fotografía: Catalina Rodríguez, Angahuan, Michoacán, México, 2006.
  • TC10
    El fiscal y su esposa se preparan el día de la fiesta para presidir la limpieza del manantial. Actividad que es documentada por lo menos desde el siglo XVIII. Como objeto distintivo del cargo de fiscal, porta y resguarda un bastón de mando decorado con una cruz, el cual es propiamente conocido como Santo Cruz. 
    Fotografía: Catalina Rodríguez, Angahuan, Michoacán, México, 2006.
  • TC11
    El fiscal con el Santo Cruz y el pitápi, ataviados con una servilleta, se dirigen al manantial acompañados de una orquesta. Van a supervisar el trabajo de limpieza del cerro de Wékato, que resguarda el manantial.
    Fotografía: Catalina Rodríguez, Angahuan, Michoacán, México, 2006.
  • TC12
    Las servilletas bordadas tienen un papel importante en la ritualidad purépecha y se les reconoce como distintivo de los cargueros en otras formas. En una de ellas, el fiscal y el pitápi solicitan que se coloquen a modo de bandera en lo alto de un árbol, en la parte superior del manantial, para que los jóvenes próximos a casarse compitan por bajarla.
    Fotografía: Catalina Rodríguez, Angahuan, Michoacán, México, 2006.
  • TC13
    Concluida la limpieza del manantial, da inicio la danza del torito. Dos mujeres familiares del fiscal y dos del pitápi llevan las servilletas bordadas a modo de capote, las cuales se interponen entre los toritos y las personas simulando una lidia de toro.
    Fotografía: Catalina Rodríguez, Angahuan, Michoacán, México, 2006.
  • TC14
    A manera de clausura del ritual, los cargueros depositan en el interior del manantial una ofrenda de miniaturas de enseres de cocina. Se brinda a la doncella que, cuentan los habitantes, fue sacrificada en ese lugar para que el pueblo tuviera agua.
    Fotografía: Catalina Rodríguez, Angahuan, Michoacán, México, 2006.