Tambores chontales


La mitología contemporánea de los maya-chontales narra que Dios, la Santísima Trinidad, logró la manutención de su familia por medio de la sangre de su hija Madalena, a quien degolló para que su sangre se convirtiera en riquezas, alimento, ganado, juncos y milpas, entre muchas otras cosas. Para celebrarlo organizó una gran fiesta con toda la gente que conocía y le ofreció pozol, guarapo, cacao, dulces, carne de res, pollos, sandía, melón, piña y plátanos. Ahí mandó a poner una cruz de madera que pidió fuera venerada en adelante, pues él sabía que en ella habría de morir su hijo. También pensó en la música y la danza. Entonces creó no sólo los instrumentos, sino también a los músicos y danzantes. De esa manera aparecieron los tunkules y las flautas pochó, los pitos, los tambores y la misma Danza del Baila Viejo.


Dr. Miguel Ángel Rubio
Curador- investigador MNA


Nombre: Tambores chontales/ jobén

Grupo étnico: Maya-chontal o yoko t´an

Procedencia: Nacajuca, Tabasco, México

Materiales: Tronco de madera (sauce), cuerda de henequén, ixtle o plástico, aros de bejuco y membranas de piel (venado o borrego), baquetas de madera.

Técnica: Tronco escarbado o ahuecado de doble parche, con tensores laterales.

  • TC1
    Tambores o tunkules.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC2
    Tambor azul.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC3
    Detalle del parche de piel.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC4
    Detalle de bordones y aro inferior.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC5
    Detalle de la piola. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC6
    Tambor con baquetas.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC7
    Detalle del parche batidor de piel.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC8
    Tambores en color natural.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC9
    Tambor en color natural con baquetas.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC10
    Detalle de parche batidor de piel.
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • TC11
    Tamborileros y máscaras de Baila Viejo en un Velorio.
    Hasta fechas muy recientes, todos estos instrumentos musicales y los mismos implementos dancísticos que podían verse en las poblaciones, eran resguardados celosamente en las iglesias por los ancianos, patrones y mayordomos de las comunidades, en espera de la llegada de sus fiestas titulares, velorios y procesiones más importantes.

    Fotografía: David Trujillo Abreu, Villahermosa, Tabasco, México, 2004.
  • TC12
    Antiguo tambor chontal de 1979.
    Los tambores a menudo eran de madera de caracolillo, contaban con parches de piel animal en sus extremos y eran tensados por medio de dos aros, los cuales  se sujetaban con largas cuerdas de ixtle.
    Fotografía: Miguel Ángel Rubio, exhibición “Ancestros, viejos y sombras. Ofrendas chontales para los muertos” en Museo Nacional de Antropología, CDMX, 2007.        
  • TC13
    Antiguo tambor chontal de 1979.
    Con ellos los músicos ejecutaban zapateados, danzas y otros géneros de música popular, con los que acostumbraban amenizar los bailes y participar en ritos religiosos.
    Fotografía: Miguel Ángel Rubio, exhibición “Ancestros, viejos y sombras. Ofrendas chontales para los muertos” en Museo Nacional de Antropología, CDMX, 2007.                  
  • TC14
    Anteriormente, algunos músicos chontales consideraban que los tambores eran masculinos o femeninos, según su tamaño, como también sucedía con otros objetos rituales o sagrados.
    Fotografía: Miguel Ángel Rubio, Museo de Cultura Popular Ángel Gil Hermida, Villahermosa, Tabasco, México, 2006.    
  • TC15
    Las máscaras y tambores guardan una relación mítica con los chontales.
    Fotografía: Miguel Ángel Rubio, exhibición “Ancestros, viejos y sombras. Ofrendas chontales para los muertos” en Museo Nacional de Antropología, CDMX, 2007.    
  • TC16
    Máscara de Baila Viejo.
    Esta danza se ejecuta con el acompañamiento musical de un pito (flauta de carrizo) y dos o tres tambores.    
    Fotografía: Miguel Ángel Rubio, exhibición “Ancestros, viejos y sombras. Ofrendas chontales para los muertos” en Museo Nacional de Antropología, CDMX, 2007.
  • TC17
    Máscara de Baila Viejo.
    Durante la danza sólo se escucha el sonido de los instrumentos musicales y algún grito eventual que emite el bailador.
    Fotografía: Miguel Ángel Rubio, exhibición “Ancestros, viejos y sombras. Ofrendas chontales para los muertos” en Museo Nacional de Antropología, CDMX, 2007.  
  • TC18
    Máscara de Baila Viejo.
    Fotografía: Miguel Ángel Rubio, exhibición “Ancestros, viejos y sombras. Ofrendas chontales para los muertos” en Museo Nacional de Antropología, CDMX, 2007.