Ornamento (Collar)

Procesos de restauración de ornamentos de hueso
procedentes de la Sala Culturas del Occidente, del Museo Nacional de Antropología.

Ficha Básica

Sergio González García 
Laboratorio de Conservación del MNA 

El hueso y la concha son materiales asociados en Occidente a contextos ceremoniales y religiosos de tipo funerario. La procedencia y temporalidad de este material, y en concreto de esta pieza, son de difícil determinación, ya que los objetos labrados en hueso rara vez son encontrados en contexto debido a las características del suelo y el clima cálido y húmedo de Colima (Olay, 2012, comunicación personal). Las semejanzas estilísticas de este tipo de piezas antropomorfas labradas o talladas en distintos materiales sugieren contextos desde el Formativo tardío hasta el Posclásico, lo que dificulta más la datación de estos objetos y los contextos reportados. La mayoría de las piezas antropomorfas labradas o talladas procede de contextos funerarios (Tumbas 29 y 34: Kelly, 1937) y de sitios de mayor jerarquía, como Huandacareo (cinco representaciones humanas); aunque parece que el uso de esos materiales óseos sólo perteneció a grupos de rango, aún falta explorar y descubrir nuevos contextos en otros sitios.

Las características físicas y químicas del hueso como materia prima para la elaboración de artefactos lo hacen susceptible a la degradación y el deterioro, en especial cuando las condiciones del contexto de enterramiento son ácidas, húmedas o muy variables.

Son pocos los objetos de hueso conservados en las colecciones de la Sala Culturas de Occidente, por lo que la conservación de este lote de figurillas es muy importante.

Durante el proceso de arqueo de las colecciones arqueológicas exhibidas en la Sala Culturas del Golfo se detectó que este sartal de huesos presentaba alteraciones, como fisuras y grietas que en algunos casos ponían en riesgo la estabilidad estructural de las figurillas. Por esa razón, se decidió trasladar el lote al taller de restauración del museo y aplicarle los tratamientos de restauración necesarios para garantizar la preservación de los objetos.

Pendientes que muestran diferentes alteraciones: fisuras y grietas estructurales.



Para decidir los tratamientos de la restauración de un objeto o un lote es necesario obtener la mayor información posible. Asimismo, se debe analizar el material constitutivo del objeto y los materiales añadidos (como capas de protección, consolidantes aplicados en restauraciones previas, manchas y suciedad, etc.), así como identificar los procesos de alteración que haya sufrido. A partir de esa información se desarrollan los procesos de restauración y se identifican los materiales que se eliminarán en la limpieza y los que se añadirán en la restauración.

Como primer paso, se pidió apoyo a la Dirección de Antropología Física del INAH para identificar los huesos, pero por tratarse de partes talladas y bruñidas fue necesario aplicar otro tipo de análisis. Después se procedió a la dictaminación del estado de conservación de las figurillas. Con base en la observación a simple vista y en pruebas de esfuerzo controlado, se determinó que ocho de las diez figurillas presentaban fisuras y grietas estructurales que implicaban riesgos de pérdida de material. También se observó que algunas presentaban pulverulencia y falta de cohesión. Se hicieron observaciones con luz ultravioleta para identificar posibles capas de protección, barnices o adhesivos aplicados en restauraciones previas. Fue así como se observaron diferentes materiales sintéticos añadidos que afectaban estéticamente a las figurillas, pues le daban un tono amarillento irregular. También se observó que los puntos negros sobre los orificios de los hombros eran manchas de plumón recientes.


Observaciones con luz ultravioleta para identificar posibles capas de protección, barnices o adhesivos aplicados en restauraciones previas.

A partir de esos datos, se determinaron los procesos de restauración necesarios. Como primer paso, era necesario consolidar el material constitutivo, pues la degradación del hueso no permitía siquiera limpiar las figurillas sin riesgo de pérdida de material. Para la consolidación del hueso se optó por aplicar por goteo un producto que ayudara a la remineralización del hueso. Se hicieron varias aplicaciones y se dejó secar por dos semanas. Una vez consolidadas las figurillas, se procedió a la limpieza con agua canasol y agua alcohol aplicada localmente con hisopo rodado. Una vez limpias las figurillas, se procedió a consolidar las fisuras inyectando un adhesivo muy diluido para que penetrara fácilmente. Después se resanaron las grietas con pasta de cerámica, sin presión, para evitar esfuerzos estructurales.

Las figurillas aún se encuentran en proceso de restauración. Queda pendiente el montaje sobre un bastidor, para colocarlas en la vitrina de exhibición en la Sala Culturas del Occidente del MNA.

 

Agracedimientos a la Dra. María de los Ángeles Olay Barrientos y la Mtra. Keiko Teranishi Castillo por su colaboración  en  la elaboración del artículo,  y a César García A. parte del Proyecto de Digitalización de las Colecciones Arqueológicas del Museo Nacional de Antropología. (CONACULTA-INAH-CANON) por la edición de las fotografías.

  • P11-OR-1
    Lote de Pendientes. 
    Fotografía. Sergio González García.
  • P11-OR-2
    Consolidación del hueso.
    Fotografía. Sergio González García.
  • P11-OR-3
    Consolidación del hueso.
    Fotografía. Sergio González García.
  • P11-OR-4
    Resane de las grietas con pasta cerámica.
    Fotografía. Sergio González García.
  • P11-OR-5
    Pasta incorporada en la pieza.
    Fotografía. Sergio González García.