Cráneo de la Cueva de la Candelaria

- Posclásico temprano (1100-1300 d.C.)

El cráneo de la cueva de La Candelaria

Ficha Básica

Mónika Pérez Flores *
Lic. en Restauración

Este bien cultural y antropológico es valioso porque conservó su tocado, el cuero cabelludo, el cabello y dos ornamentos gracias a la baja humedad y la temperatura constante de la cueva de La Candelaria. Debido a que presenta varios materiales, cada uno de ellos tiene un estado de conservación distinto, aunque en general puede decirse que su estado es estable aunque delicado. La zona del cráneo que aún presenta fisuras y faltantes es una zona muy sólida que debe manipularse con cuidado, pero el estado de los restos óseos es bueno.

El tocado de hilo color naranja, que es un nudo, presenta buena flexibilidad y resistencia. En su interior aún se encuentran algunos restos de estadíos larvarios de insectos e insectos adultos, como moscas, arañas y escarabajos.

  • P23-1-1
    Proyecto de Digitalización de las Colecciones Arqueológicas del Museo Nacional de Antropología. (CONACULTA-INAH-CANON) 
  • P23-1-2
    Gerardo Cordero. Fotógrafo del Museo Nacional de Antropología
  • P23-1-3
    Gerardo Cordero. Fotógrafo del Museo Nacional de Antropología
  • P23-1-4
    Gerardo Cordero. Fotógrafo del Museo Nacional de Antropología
  • P23-1-5
    Gerardo Cordero. Fotógrafo del Museo Nacional de Antropología
Un poco más escondido se encuentra el tocado de hilo negro que cubre la zona temporal y occipital del cráneo. Esta parte del tocado es muy especial, pues consiste en una o varias trenzas de hilo negro entrelazadas con el cabello del cráneo. El problema es que el cabello y el cuero cabelludo están completamente degradados y no tienen flexibilidad, es decir, se han rigidizado, de modo que no soportan la más mínima aplicación de fuerza o manipulación. Por ello, una fina malla los sostiene y mantienen en su lugar.

Proyecto de Digitalización de las Colecciones Arqueológicas del Museo Nacional de Antropología.
(CONACULTA-INAH-CANON)

Además del tocado se observan dos ornamentos que se encuentran en ambos lados del cráneo creados a partir de hilos negros entorchados y varias decenas de cuentas semejantes a las orejeras que presentan ciertas figuras antropomorfas del Noroeste de México.

Las fotografías que se presentan en este artículo pertenecen al Proyecto de Digitalización de las Colecciones Arqueológicas del Museo Nacional de Antropología. (CONACULTA-INAH-CANON) y a Gerardo Cordero. Fotógrafo del Museo Nacional de Antropología. Agradecemos sus colaboraciones para ilustrarlo.Además a los curadores-investigadores Arqlgo. Enrique García García y el Arqlgo. Juan Martín Rojas Chávez por el acceso a la Sala Norte y la identificación de los insectos registrados.

* Conservadora-Restauradora del Archivo Histórico MNA. Museo Nacional de Antropología. Instituto Nacional de Antropología e Historia

  • P23-2-1
    Proyecto de Digitalización de las Colecciones Arqueológicas del Museo Nacional de Antropología. (CONACULTA-INAH-CANON) 
  • P23-2-2
    Proyecto de Digitalización de las Colecciones Arqueológicas del Museo Nacional de Antropología. (CONACULTA-INAH-CANON) 
  • P23-2-3
    Proyecto de Digitalización de las Colecciones Arqueológicas del Museo Nacional de Antropología. (CONACULTA-INAH-CANON) 
  • P23-2-4
    Proyecto de Digitalización de las Colecciones Arqueológicas del Museo Nacional de Antropología. (CONACULTA-INAH-CANON)