Pipa Yumana, Baja California


En la cuarta temporada de campo en el año de 2015, del proyecto arqueológico del Museo Nacional de Antropología en la Misión de San Fernando Velicatá, en el estado de Baja California, se descubrió durante la excavación del cementerio un entierro marcado con el número 25, cuya ofrenda fue una pipa de barro de filiación yumana. El individuo, no mayor de 20 años y posiblemente de sexo masculino, se colocó en posición decúbito dorsal extendido, con la mano derecha extendida al lado del coxal y la mano izquierda por detrás de la pelvis, flexionada, con una orientación del eje cráneo-pies de oeste-este. La pipa de barro se localizó sobre el hueso iliaco izquierdo.

El artefacto está fabricado con arcilla del tipo residual formada por esquistos, mica, cuarzos y granito, su forma es cilíndrica, o tubular angular, con una perforación longitudinal cónica posee un asa con una perforación para colgarse que se encontró rota. Su interior aún conserva restos del material que fue encendido y posteriormente inhalado. Sus dimensiones son:

Largo: 8cm., Ancho: 2 cm. (máximo) 1.3 cm. (mínimo), Diámetro de la cazoleta: 1.6 cm.; Diámetro de la boquilla: 0.7 cm.

En el laboratorio se extrajo el contenido del interior de la pipa encontrándose material orgánico carbonizado.

Posteriormente el contenido de la pipa fue identificado por la Dra. María Susana Xelhuantzi López y el Dr. José Luis Alvarado del Laboratorio de Arqueobotánica, Subdirección de Laboratorios y Apoyo Académico del INAH. Bajo el microscopio estereoscópico fue posible identificar la planta de tabaco, Nicotiana tabacum que es una especie de origen andino resultado de la hibridación hace unos 10 000 años, de algunas especies silvestres de Nicotiana, cuyo consumo se extendió rápidamente por el mundo después de la conquista de América.

Las implicaciones culturales de este artefacto nos indican que era para fumar tabaco en alguna ceremonia. Se consumió tabaco traído por lo europeos y no el tabaco coyote (Nicotiana obtusifolia) planta nativa de la península, muy usado por los aborígenes del norte de Baja California, y que se encuentra comúnmente en los cañones con sombra orográfica. Para finales del siglo XVIII los dominicos fundaron las misiones en la parte norte de Baja California. Fray Luis Sales menciona que los Californios guardaban en una red de hilo tabaco silvestre con su pipa. Y específicamente el encargado de la misión Fray Pedro Gandiaga escribió el 13 de mayo 1783, que una de las riquezas de los indios era el tabaco cimarrón o coyote como se mencionó líneas arriba, el cuál fuman con mucho gusto en una pipa de barro.

Este hallazgo nos permite inferir que los indígenas yumanos de las misiones más al norte transitan hasta San Fernando Velicatá traídos por los dominicos o intercambiaron esta pipa con los Cochimiés que habitaban la región hasta finales del siglo XVIII.

En cuanto a qué ceremonia estaba relacionada el consumo de tabaco en pipa, los indígenas Pai pai tenían una ceremonia en donde construían una estructura con materiales perecederos que le nombraban “enramada”, hacían una ceremonia en la mañana con un águila a la cuál le lanzaban tres o cuatro bocanadas de humo directamente en el pico hasta que el ave colapsaba y moría, trasportando el alma del fumador a donde el espíritu del pájaro fuera. No se fumaba por placer sólo en este contexto.

La presencia en el cementerio de este artefacto indígena junto con otros de origen cristiano, como las cruces bifaces franciscanas, que ya se ha comentado en otro apartado de la página web del Museo Nacional de Antropología, indican que la cultura aborigen aún conservaba a finales de siglo XVIII, antes de su extinción, muchas de sus costumbres pese a la labor ecuménica de los dominicos.


Arlgo. Juan Martín Rojas Chávez
Curador-Investigador Sala Introducción a la Antropología y
Sala Poblamiento de América

  • PY1
    Pipa de barro encontrada sobre iliaco izquierdo de entierro 25.
    Fotografia: Juan Martín Rojas Chávez
     
  • PY2
    Pipa de barro in situ detalle.
    Fotografia: Juan Martín Rojas Chávez
  • PY3
    Pipa.
    Fotografia: Juan Martín Rojas Chávez
  • PY4
  • PY5
  • PY6
    Análisis de contenido de pipa procedente del sitio Misión de San Fernando Velicatá, Municipio de Ensenada, Baja California. Fotos 1-7: contenido de pipa. 1: vista general 2-4: fragmentos de materia orgánica carbonizada, vistas en microscopio estereoscópico; 5: fragmento de tejido conductor; 6: gránulos de almidón vistos en luz polarizada; 8-12: tabaco (Nicotinana tabacum) de referencia actual; 8: fragmentos de hoja; 9: tejido vascular; 10-12: gránulos de almidón vistos en luz polarizada. Fotos 6 y 10 (400X); fotos 7, 11, 12 (1000).
    Fotografia: Juan Martín Rojas Chávez