Ritos Funerarios en Oaxaca Prehispánica



Un aspecto destacado de la religión lo constituyen las ceremonias y ritos que se practicaban para la inhumación de los cuerpos. Sin duda, el entierro de difuntos es el aspecto religioso más conocido, tanto en textos que lo describen como por las evidencias de la arquitectura funeraria que presenta una evolución en el diseño y acabado de las tumbas, así como por las ofrendas con las que se depositaba ceremonialmente el cadáver. La ceremonia fúnebre iniciaba desde el momento de vestir al  muerto con sus mejores atuendos y ornamentos, al colocarle diademas, orejeras, collares, anillos y cubrirlo con ricas mantas para hacer un fardo mortuorio. Cuando el difunto  era un personaje del pueblo, se le envolvía en un petate, en ambos casos, tanto de personajes de élite como del pueblo se colocaba una máscara sobre el rostro del muerto. Una vez concluida la ceremonia, se cerraba la tumba colocando una pesada lápida de piedra.  Las cuevas eran otro lugar donde se inhumaban los cuerpos, entre los mixtecos se cita que la ceremonia luctuosa se llevaba a cabo a media noche, sí se trataba de un noble, se sacrificaba a un esclavo como acompañante, también se inmolaban palomas y codornices.

 

Dra. Martha Carmona Macías
Curadora-investigadora

  • RFO1
    Tumbas de Monte Albán. Vista aérea.
    La ciudad capital de los zapotecas fue Monte Albán, la cual se exploró por el arqueólogo Alfonso Caso  durante 18 largas y fructíferas temporadas que iniciaron en 1931. Durante estas exploraciones se localizaron 172 tumbas y 300 entierros, cuyos materiales cerámicos permitieron establecer la cronología de la evolución cultural de los Valles Centrales.
    Imagen tomada: Instituto de Investigaciones Antropológicas, Universidad Nacional Autónoma de México,Biblioteca "Juan Comas", Fondo Alfonso Caso.
  • RFO2
    Trabajos de Intervención en el sitio
    Los trabajos de intervención en el sitio registraron la arquitectura de los sepulcros, desde sencillas tumbas de techo plano sin nichos ni fachadas a las cruciformes. Algunos sepulcros contenían pinturas murales de gran colorido donde predomina el rojo. En las escenas encontramos deidades, sacerdotes, glifos y numerales. La técnica pictórica y el estilo  utilizado durante la época de 200 a 500 d.C muestra influencia teotihuacana. Fotografía de los trabajadores y capataces en la terracería de acceso.
    Imagen tomada: IIA, UNAM,FACA.
  • RFO3
    Ceremonia mortuoria Patio VII de la Tumba 103
    El entierro era un acontecimiento acorde con la clase social del fallecido, la procesión con el cuerpo era acompañada por familiares, sacerdotes, plañideras y músicos, los asistentes participaban de comidas y bebidas embriagantes. Es esta una escena que muestra una ceremonia fúnebre donde los sacerdotes acompañan al difunto seguramente con cantos y plegarias que acompañan con música para la ocasión. El muerto está presentado como fardo envuelto en lienzos. La deidad  anciana del fuego, está presente, ya que ella habita en el centro del Universo, lugar de acceso mítico al inframundo. Se cuenta en el Códice Nuttall (fojas 4,20 y 81) con tres representaciones idénticas de incineración de fardos mortuorios con datos de cremación. Este rito que se practicaba con la realeza y los nobles.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • RFO4
    Tumba 103
    Fachada e Interior. Tumba 103. Monte Albán
    Imagénes tomadas de: Dúrdica Segota, Tomác. 2005 Tumba 103. En Beatriz de la Fuente y Bernd Fahmel Beyer (coordinadores). La pintura mural prehispánica en México. Oaxaca Volumen III. Catálogo | Tomos I y II. IIE- UNAM 
  • RFO5
    Tumba 103 de Monte Albán 111B y Urna acompañante
    Se localiza al noroeste de la Plataforma Norte, presenta planta rectangular con techo plano y cinco nichos, en ella se depositaron dos cuerpos adultos. En su rica y variada ofrenda cerámica, destaca la urna que representa al dios Xipe Tótec  Señor de la primavera y el renacimiento y en la antecámara la imagen de la diosa madre 13 Serpiente, Señora de los mantenimientos.
    La tumba tuvo pintura mural, ahora casi perdida y una fachada decorada con diseños de “ganchos” o meandros. En su momento, tuvo glifos y numerales, los cuales leyó y registro el arqlgo. Alfonso Caso.

    Imagen tomada de: Sellen, Adam. 2002a Las vasijas efigie zapotecas: ancestros como personificadores de divinidades, Tesis Doctoral no publicada en archivo de la Biblioteca Central de la Universidad Nacional Autónoma de México. México.
    Fotografías: Archivo Digital MNA 
  • RFO6
    Tumba 104 de Monte Albán
    Se localiza  al noroeste de la Plataforma Norte, dentro del sistema llamado “de la tumba 104” integrado tres cuartos, bajo el ubicado al  oeste y tallada directamente en la roca madre, se construyó el sepulcro de forma rectangular de techo plano, con una mancha roja al centro, manufactura común a las tumbas del lugar. El personaje inhumado debió ser un noble, lo cual se evidencia por la gran cantidad y variedad de formas de las vasijas de la ofrenda.
    Dibujo tomado de: Arellano Hernández, Alfonso. 2005 Tumba 104. En Beatriz de la Fuente y Bernd Fahmel Beyer (coordinadores).La pintura mural prehispánica en México. Oaxaca Volumen III. Catálogo | Tomos I y II. IIE- UNAM.
  • RFO7
    Tumba 104 de Monte Albán
    La fachada muestra la típica decoración de doble escapulario con un nicho al centro donde se colocó la efigie del dios del maíz  Pitao Cozobi quien lleva en su penacho la imagen del dios de la lluvia  Pitao Cocijo.  Lo destacado de este sepulcro son las pinturas murales donde se aprecian sacerdotes en procesión, un loro, un gran rostro y signos glíficos. La tumba se fecha entre 600 y 700 d.C.
    Dibujo tomado de: Arellano Hernández, Alfonso. 2005 Tumba 104. En Beatriz de la Fuente y Bernd Fahmel Beyer (coordinadores).La pintura mural prehispánica en México. Oaxaca Volumen III. Catálogo | Tomos I y II. IIE- UNAM.
    Imagen tomada de:Archivo Digital MNA
  • RFO8
    En el muro sur sobre el nicho se pintó un ave sobre una caja.
    Imágenes tomadas de: Arellano Hernández, Alfonso. 2005 Tumba 104. En Beatriz de la Fuente y Bernd Fahmel Beyer (coordinadores).La pintura mural prehispánica en México. Oaxaca Volumen III. Catálogo | Tomos I y II. IIE- UNAM 
  • RFO9
    En el muro norte se representó un personaje joven ataviado portando una bolsa de copal.
    Imágenes tomadas de: Arellano Hernández, Alfonso. 2005 Tumba 104. En Beatriz de la Fuente y Bernd Fahmel Beyer (coordinadores).La pintura mural prehispánica en México. Oaxaca Volumen III. Catálogo | Tomos I y II. IIE- UNAM 
  • RFO10
    En el muro sur se pintó un personaje de edad avanzada ataviado portando una bolsa de copal.
    Imágenes tomadas de: Arellano Hernández, Alfonso. 2005 Tumba 104. En Beatriz de la Fuente y Bernd Fahmel Beyer (coordinadores).La pintura mural prehispánica en México. Oaxaca Volumen III. Catálogo | Tomos I y II. IIE- UNAM 
  • RFO11
    Tumba 105 de Monte Albán
    Este sepulcro se localiza en la Plataforma Norte, bajo el cuarto sur de un pequeño palacio, formando parte del sistema llamado El Plumaje. La tumba se fecha entre  500  a 800 d.C, y presenta un diseño cruciforme.
    Imagen tomada de: De la Fuente, Beatríz. 2005 Tumba 105 (Montículo de la Piedra de Letra). En Beatriz de la Fuente y Bernd Fahmel Beyer (coordinadores). La pintura mural prehispánica en México. Oaxaca Volumen III. Catálogo | Tomos I y II. IIE- UNAM 
  • RFO12
    Lo más destacado de la Tumba 105 son las pinturas policromadas que muestran los tres niveles del Universo: el cielo con sus ojos estelares, el plano terrestre donde se lleva a cabo la ceremonia fúnebre y el inframundo donde señorean los dioses de la muerte Coqui Bezelao  y su esposa Xonoxi Quecyva.
    Imagénes tomadas de: De la Fuente, Beatríz. 2005 Tumba 105 (Montículo de la Piedra de Letra). En Beatriz de la Fuente y Bernd Fahmel Beyer (coordinadores). La pintura mural prehispánica en México. Oaxaca Volumen III. Catálogo | Tomos I y II. IIE- UNAM
  • RFO13
    Tumba 6
    Tubos de barro encontrados en la Tumba 6 junto a otros objetos como agujas de hueso. Monte Albán
    Reprografía tomada de: Caso, Alfonso. 1969  El Tesoro de Monte Albán. Memorias del INAH,SEP.
  • RFO14
    Tumba 7 de Monte Albán
    El 9 de enero de 1932 salió a la luz de manera fortuita una  las más famosas tumbas del continente americano, conocida como la tumba 7, por ser este el número que en secuencia le correspondía. Su importancia y la calidad de la ofrenda trascendieron las fronteras. En ella se depositó una espléndida ofrenda integrada por más de 500 objetos trabajados en oro, plata, cobre, obsidiana, cristal de roca, turquesa, coral, hueso y perlas, con estos materiales se formaron collares, pendientes, narigueras, orejeras, pectorales, bezotes y anillos. También huesos tallados del tipo códice.   El edificio de la tumba fue construido por los zapotecas entre 500 y 800  d.C,   y reutilizado alrededor del año 1200 d.C, por los mixtecas quienes depositaron huesos de sus ancestros con la rica ofrenda.
    Imagen tomada de: IIA,UNAM, FACA.
  • RFO15
    Titular del The Ilustrated London News mostrando el pectoral de oro de la Tumba 7 de Monte Albán.
    Imagen tomada de: IIA,UNAM, FACA.
  • RFO16
    Entrada a la exposición "Las Joyas de Monte Albán" en la Feria Mundial de Chicago. 1934
    Imagen tomada de: IIA,UNAM, FACA.
  • RFO17
    Tumba 7
    Xipe Tótec, dios patrón de los orfebres.
    Técnica:cera pérdida.

    Imagen tomada de: IIA,UNAM, FACA.
  • RFO18
    Tumba 7
    Pectoral de oro con fechas.
    Imagen tomada de: IIA,UNAM, FACA.
  • RFO19
    Tumba 7
    Pectoral del Juego de Pelota. En su sección superior se observan jugadores.
    Imagen tomada de: IIA,UNAM, FACA.
  • RFO20
    Representaciones de la diosa Nohuichana
    Fue la deidad de mayor jerarquía cultual entre los benzáa o zapotecos prehispánicos. Como diosa madre estaba relacionada con la fertilidad y el dominio de todo el ciclo vital, incluyendo la muerte. Nohuichana ejercía control sobre las aguas de los ríos y la pesca. Por su importancia tenía varias invocaciones e intervenía como entidad creadora en la concepción, parto, niñez, boda, enfermedades y muerte. En su ámbito como diosa terrestre intervenía en los rituales mortuorios, manifestándose con su presencia a través de imágenes modeladas en urnas, las cuales se depositaban como parte de la ofrenda colocada al difunto. Este hecho se manifiesta por las numerosas figuras de la deidad recuperadas en tumbas fechadas entre 200 a 800 d.C.
    Imágenes tomadas: Archivo Digital MNA
  • RFO21
    Zaachila
    Esta importante ciudad prehispánica está situada en el valle de Zimatlán, y fue explorada por el Arqlgo. Roberto Gallegos en 1962, quien encuentra dos  sepulcros llamados tumba 1 y tumba 2.  Las ofrendas mixtecas depositadas a los personajes aquí inhumados se integran por vasijas de diferentes formas, sobresaliendo  las vasijas nombradas “tipo códice”. También se recuperaron piezas trabajadas en oro, discos de mosaicos de turquesa y de concha, máscaras de madera con teselas de turquesa y piedra verde; y huesos labrados. 
    Reprografía tomada de: Gallegos, Roberto. 1964. Exploraciones Arqueológicas en Zaachila, Oaxaca: 1962. Tesis Escuela Nacional de Antropología e Historia. SEP- Instituto Nacional de Antropología e Historia.
  • RFO22
    Zaachila. Tumba 1
    Vista general de la Tumba 1 de Zaachila. El recinto funerario tenía como piso un aplanado de estuco.
    Reprografía tomada de: Gallegos, Roberto. 1964. Exploraciones Arqueológicas en Zaachila, Oaxaca: 1962. Tesis Escuela Nacional de Antropología e Historia. SEP- Instituto Nacional de Antropología e Historia.
  • RFO23
    Zaachila. Tumba 2
    Vista general Tumba 2 de Zaachila. Antecámara y cámara, al fondo se observa el nicho oeste.
    Reprografía tomada de: Gallegos, Roberto. 1964. Exploraciones Arqueológicas en Zaachila, Oaxaca: 1962. Tesis Escuela Nacional de Antropología e Historia. SEP- Instituto Nacional de Antropología e Historia.
  • RFO24
    Anillo de oro
    En esta pieza se muestra un águila en actitud descendente, el anillo se localizó entre los fémures del personaje lo cual indica que ahí se colocaron las manos y el objeto lo llevaba puesto el difunto.  Pieza similar a las encontradas en la tumba 7 de Monte Albán. Tumba 2 de Zaachila.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
    Reprografía tomada de: Gallegos, Roberto. 1964. Exploraciones Arqueológicas en Zaachila, Oaxaca: 1962. Tesis Escuela Nacional de Antropología e Historia. SEP- Instituto Nacional de Antropología e Historia.
  • RFO25
    Pectoral del dios solar
    Tumba 2. Se ofrendaron también a este personaje (esqueleto 9) cuentas y varias orejeras de obsidiana.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
    Reprografía tomada de: Gallegos, Roberto. 1964. Exploraciones Arqueológicas en Zaachila, Oaxaca: 1962. Tesis Escuela Nacional de Antropología e Historia. SEP- Instituto Nacional de Antropología e Historia.
  • RFO26
    Sahumador
    Los sacerdotes dirigían los ritos y el ceremonial, acompañaban el cuerpo durante todo el proceso dirigiendo los cantos, música y plegarias a los dioses para asegurar el buen trayecto del difunto al inframundo. Una vez depositado el cuerpo lo cubrían de polvo rojo y lo sahumaban con copal.
     Imagen tomada de: Archivo Digital MNA
  • RFO27
    Vasos pata de jaguar y de pie humano
    Antecámara, esquina suroeste Tumba 1
    Fotografía: Archivo Digital MNA
    Reprografía tomada de: Gallegos, Roberto. 1964. Exploraciones Arqueológicas en Zaachila, Oaxaca: 1962. Tesis Escuela Nacional de Antropología e Historia. SEP- Instituto Nacional de Antropología e Historia.
  • RFO28
    Copa con colibrí y Vaso con soportes de serpiente
    Ofrenda cerámica al personaje principal de la Tumba 1. La delicada obra cerámica de la copa con colibrí muestra una acción detenida en el tiempo, al presentar a un colibrí en actitud de beber. Al fondo se encontró una vasija "tipo códice" con soportes de cabeza de serpientes.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
    Reprografía tomada de: Gallegos, Roberto. 1964. Exploraciones Arqueológicas en Zaachila, Oaxaca: 1962. Tesis Escuela Nacional de Antropología e Historia. SEP- Instituto Nacional de Antropología e Historia.
  • RFO29
    Tumba 6 de Coixtlahuaca
    Entre los mixtecos cuando fallecía un cacique se realizaban funerales de gran esplendor y se enterraban en el cementerio de Chalcatongo. Los de gente común, como el que se ilustra eran sencillos y con ofrendas escasas.
    En Coixtlahuaca, importante señorío mixteco, se exploraron 45 tumbas y numerosos entierros. Sobresale la tumba 3, donde se inhumó a una persona de la realeza o de la nobleza que tenía una suntuosa ofrenda compuesta por objetos de oro, plata, cobre, concha, obsidiana, ámbar, dos copas, una de cristal de roca y otra de albastro, mosaicos de turquesa y cerámica policroma de variadas formas.

    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • RFO30
    Tumba 5 de Suchilquitongo
    Vista norte a la cámara funeraria. Esta tumba es conocida como la Tumba 5 de Huijazoo
    Imágenes tomadas de: Robles García, Nelly. Tradiciones mortuorias del mundo zapoteco. México Desconocido. Pasajes de la Historia III, CONACULTA.