El gemelo, el falo y las serpientes en las Tumbas de Tiro, Valle de Colima



Un tipo de vasija efigie asociada a contextos del Preclásico tardío al Clásico temprano (100 a.C. a 400 d.C.), conocidas como “canastas” han sido ofrendas funerarias modeladas a mano con aplicaciones al pastillaje, superficie alisada y engobe naranja dentro de la tradición Tumbas de Tiro en la región del Valle de Colima.

Su discurso plástico es de una gran complejidad al estar conformadas por dos personajes antropomorfos –cuyo principal atributo es el falo- que al encontrarse de espaldas forman un contenedor del cual se desplanta una elipse serpentina de la que emanan serpientes que entran al tocado del personaje principal, ocasionalmente un tercer personaje emerge por debajo. Este conjunto de rasgos podrían ser indicador de un proceso de institucionalización del rasgo divino, en el que se articularía un discurso cosmogónico bajo el emblema de la Serpiente Emplumada.

Dra. María de los Ángeles Olay Barrientos
Arqlga. Paloma Olivares Moncada
Centro INAH Colima

  • GFS1
    El Valle de Colima, ubicado en la ladera suroeste del Volcán de Fuego, es el espacio de la tradición Tumbas de Tiro, singular expresión de arquitectura subterránea donde son construidas cámaras con tiros verticales que se comunican y pueden tener una gran variedad de formas y dimensiones. En esta tradición funeraria al mismo tiempo se utilizaron otras maneras de enterramiento como los pozos bajo el suelo o dentro de urnas cerámicas.
    El Valle de Colima (punto amarillo) respecto al Volcán de Fuego (punto rojo). 

    Imagen satelital tomada de Google Earth a 31.50 km de altura. 2015.El Valle de Colima (punto amarillo) respecto al Volcán de Fuego (punto rojo). 
  • GFS2
    Ofrenda 1, Pozo 34, Loma Santa Bárbara. Colima, Col. Excavó: Dra. Ángeles Olay. 
     Con sus variantes formales y estilísticas, con uno o varios individuos, uno de los aspectos más importantes son las ofrendas, que comprenden una gran variedad de vasijas (empleadas para ofrecer comida y bebida posiblemente) figurillas (para representar historias que debían preservarse en la memoria del grupo), imponentes esculturas cerámicas (que sintetizan distintos aspectos de su cosmovisión) así como una gran cantidad de elementos de concha, obsidiana y pirita.

    Imagen tomada de: Fondo personal Dra. Ángeles Olay 
  • GFS3
    Ofrenda llamada "canasta" con Personaje A. El personaje A monta a un perro pelón.
    Fotografía: Archivo ​Digital MNA
  • GFS4
    Perro pelón. En esta pieza el personaje principal tiene una posición de montar, porta una máscara (nariz oblonga y pupila dilatada) y brazaletes, el segundo solo describe la silueta y el tercero es un perro pelón con máscara; la elipse tiene la cabeza hacia el oriente y de ella desciende una sola serpiente.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • GFS5
    Componente serpentino característico de este tipo de vasijas efigie, que va de la parte más alta de la elipse hasta alcanzar la cabeza del personaje principal. Describe una gran variabilidad, representándose una o dos serpiente, en ocasiones bicéfala que asciende o desciende desde la bóveda celeste.  
    Componente serpentino. Vasija efigie, Museo “María Ahumada”, Colima.

    Dibujo: Luis Trejo
  • GFS6
    Vasija similar, resguardada en el Museo Nacional de Antropología.
    "Los alfareros de la tradición de Tumbas de Tiro lo que hacen es recrear los complejos mitos que subyacen en las aldeas, pueblos y sedes mayores del poder en el Occidente, mismos que mantienen un estrecho vínculo con los antepasados como parte de una relación vital con los ritmos de la naturaleza” (Olay, 2000:262)
    Fotografía A. Personaje A, vasija efigie, Museo Nacional de Antropología, México DF. Analizó: Paloma Olivares Moncada 

    Fotografía: Subdirección de Arqueología, MNA 
  • GFS7
    Fotografía B. Costado izquierdo del Personaje A, vasija efigie. Museo Nacional de Antropología, México DF. Analizó: Paloma Olivares Moncada 
    Fotografía: Subdirección de Arqueología, MNA 
  • GFS8
    Fotografía C. Personaje B, vasija efigie. Museo Nacional de Antropología, México DF. Analizó: Paloma Olivares Moncada
    Fotografía: Subdirección de Arqueología, MNA