El significado del oro entre los mexicas


El oro fue muy apreciado por los mexicas para la elaboración de joyería de uso exclusivo del gobernante y la nobleza, así como para adornar las imágenes de ciertos dioses. Lo consideraban como un material de origen divino, como lo indica su nombre en náhuatl, coztic teocuitlatl, que significa literalmente “excremento divino de color amarillo”. Por su color y brillo funcionaba como símbolo sagrado ligado al Sol y al fuego. Lo obtenían principalmente lavando las arenas de los ríos y separando las pepitas del precioso metal. La codicia de los conquistadores españoles los hizo fundir todo objeto de oro que encontraron para formar barras en forma de costilla que se guardaban dentro de las armaduras para robarlo.


Arqlga. Bertina Olmedo Vera
Curadora-investigadora.

  • SOM1
    En el libro 9 del Códice Florentino de Fray Bernardino de Sahagún se relata sobre los orfebres de la siguiente manera: "Aquí se mencionan todos los hacedores de ornamentos finos llamados señores artesanos: los que trabajan el oro y los lapidarios. Y los primeros mencionados son los trabajadores del oro [y] fundidores de oro. Y estos trabajadores de oro estaban clasificados conforme a su trabajo y habilidad. Algunos eran llamados herreros. Éstos no tenían oficio sino golpear [martillar] el oro, adelgazarlo; aplanarlo con una piedra. Cuando era requerido, era pulido, era adelgazado". 
    Imagen tomada de: Firenze, Biblioteca Medicea Laurenziana, Ms. Med. Palat. Historia General de las Cosas de Nueva España, libro 9, p. 107. 
    Su concessione del MiBACT. Está prohibida la reproducción posterior por cualquier medio.
    Fragmento tomado de: Dibble,Charles E. y Arthur Anderson. 1959 Florentine Codex, libro 9. The School of American Research y The University of Utah, Santa Fe, Nuevo México. 
  • SOM2
    Siguiendo con el libro 9 del Códice Florentino, el fraile narra la técnica de la cera perdida. Aquí les dejamos un fragmento: "Cuando el carbón [núcleo del molde] había sido preparado, diseñado, escarbado [de acuerdo a la forma que los fundidores quisieran darle], entonces la cera era derretida. Era mezclada con copal blanco para que se hiciera firme y endureciera bien. Entonces era purificada, colada, para que la materia extraña, su suciedad, la cera impura, pudiera caer. Y cuando la cera había sido preparada, era aplanada, desplegada sobre una piedra plana con una pieza redonda de madera. Era muy suave, una piedra plana  sobre la que [la cera] era aplanada [y] desplegada [...]. 
    [...] Y cuando así era preparada, otra vez una cubierta era puesta sobre ella, para envolver, para cubrir completamente el trabajo completado [hasta este momento], para que el oro sea fundido. Esta cubierta también era de carbón, también mezclado con barro -no pulverizado sino relativamente grueso-. Cuando el molde estaba de hecho cubierto, completamente cerrado, se dejaba secar por otros dos días, y entonces era fijado lo que era llamado anillotl, de la misma forma hecho de cera. Este sería el canal para el oro, para que entre ahí [en el molde] cuando era derretido. Y una vez más [el molde] era extendido; era colocado [en] lo que era llamado el crisol; era derretido, para que entrara al canal [en el molde], para que lo guiara, fluyera, se esparciera en su interior". 

    Imagen tomada de: Firenze, Biblioteca Medicea Laurenziana, Ms. Med. Palat. Historia General de las Cosas de Nueva España, libro 9, p. 105. Su concessione del MiBACT. Está prohibida la reproducción posterior por cualquier medio.
    Fragmento tomado de: Dibble,Charles E. y Arthur Anderson. 1959 Florentine Codex, libro 9. The School of American Research y The University of Utah, Santa Fe, Nuevo México. 
  • SOM3
    La mariposa era un animal vinculado al fuego y al Sol. En este caso se trata de una nariguera llamada yacapapálotl que era usada por Xochiquétzal, diosa de las flores y contraparte femenina de Xochipilli. Fue encontrada en la calle de las Escalerillas (hoy República de Guatemala). 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • SOM4
    La base de la Coyolxauhqui de piedra verde de la sala Mexica del MNA tiene como motivo un atl-tlachinolli, símbolo de la guerra, que se representa con dos flujos entrecruzados de agua y fuego. Este último termina en una mariposa. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • SOM5
    Los mexicas también elaboraban cascabeles fundidos en oro mediante la técnica de la "cera perdida". 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • SOM6
    La Coyolxauhqui en piedra verde de la sala Mexica tiene labrados unos cascabeles en las mejillas que son la raíz de su nombre (coyolli- cascabel). El motivo muestra además el glifo del oro formado por una cruz rodeada por cuatro puntos, por lo que seguramente estaban hechos de este material. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • SOM7
    Este es el animal fantástico llamado Xiuhcóatl estaba vinculado a los dioses Huitzilopochtli y Xiuhtecuhtli. La pieza fue encontrada en la excavación de 1900 en la calle de las Escalerillas (hoy calle República de Guatemala). 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • SOM8
    Barra de oro elaborada por los españoles a partir de la fundición de joyas e insignias de oro. La curvatura servía para que se pudiera guardar mejor entre las ropas y armaduras de los españoles, al momento de saquearlo. Fue encontrado en una excavación en la avenida Hidalgo en el Centro Histórico de la ciudad de México. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • SOM9
    La lámina 19 de La Matrícula de Tributos muestra que algunas provincias del actual estado de Guerrero tributaban barras y polvo de oro. El detalle a), dice: "tecuitlatl coztic matlactli. Diez barras de oro"; mientras que la imagen b), menciona: "centecpantli in xalli teocuitlatl coztic in itlacalaquil. Ciertas medidas de ... tecomates llenos de arena de oro". 
    Reprografía tomada de: http://codices.inah.gob.mx/, ©Biblioteca Nacional de Antropología e Historia. 
  • SOM10
    Detalle de la lámina 14 del Códice Borbónico en que aparece Xipe Tótec que, entre otras atribuciones, era el dios de los orfebres. Nótese el emblema amarillo en su tocado, seguramente hecho de oro. 
    Imagen tomada de: Anders, Ferdinand. 1991 El libro de Cihuacóatl. Homenaje para el año del Fuego Nuevo, libro explicativo del llamado Códice Borbónico. Fondo de Cultura Económica, Sociedad Estatal del Quinto Centenario, Akademische druck und Verlagsanstalt. Austria, México.