El Mangal, Medellín, Veracruz

Este sitio se encuentra a 25 kilómetros al sur del Puerto de Veracruz, sobre la terraza aluvial del margen derecho del río Jamapa. En 1949, al construirse la carretera 150 se realizaron excavaciones de rescate en un montículo de tierra de planta ovoidal con 10 metros de altura. En éstas se distinguieron tres diferentes ocupaciones sobrepuestas, asociadas a pisos y ofrendas (vasijas, figurillas y silbatos de barro cocido; cuentas, orejeras, discos y un hacha de jade; caracoles de mar y dos pequeñas vasijas de alabastro). Por el estilo olmeca de los artefactos recuperados, el sitio parece haber tenido una ocupación a lo largo de tres mil años (ca. 1500 a. C. hasta 1500 d. C.).


Rebecca B. González Lauck
Centro INAH Tabasco
Comisionada, Curaduría de las Culturas de la Costa del Golfo

  • EM1
    El sitio arqueológico El Mangal se ubica al margen derecho del río Jamapa en el municipio de Medellín, a 25 kilómetros al sur del Puerto de Veracruz.
    Mapa: Archivo Digital MNA
  • EM2
    Por este fragmento de una cabeza de una figurilla hueca en estilo olmeca podemos saber que El Mangal fue ocupado desde al menos 1000 a. C.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • EM3
    Fragmento de una figurilla hueca sin cabeza que probablemente fue parte de una ofrenda. Por su estilo similar al olmeca, se estima una fecha hacia el 1000 a. C. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA 
  • EM4
    Pequeño recipiente que en su interior guarda una plasta de hematita especular, mineral que fue usado como pigmento rojo desde al menos 1000 a. C.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • EM5
    Acercamiento al recipiente con hematita especular. Los puntos blancos son los brillos del pigmento mineral.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • EM6
    Especie de silbato – conocido como “ocarina”- que presenta un rostro cubierto en su mayoría con chapopote.  Este instrumento musical pudo haber sido un juguete o ser utilizado en algún rito. 
    Fotografía: Proyecto Digitalización MNA
  • EM7
    Otra vista del silbato cubierto con chapopote en donde se aprecian los rasgos faciales con ojos rasgados. 
    Fotografía: Proyecto Digitalización MNA 
  • EM8
    Esta figurilla de barro cocido representa a una mujer con ojos rasgados con su mano sobre el vientre; posiblemente fue hecha para utilizar en ritos domésticos, en el primer milenio antes de nuestra era. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA 
  • EM9
    Esta bella figura modelada en barro cocido puede ser el retrato de una mujer de la alta sociedad ricamente ataviada que vivió en El Mangal hacia 200-900 d. C. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA 
  • EM10
    Esta vasija con un acabado negro pulido probablemente formó parte de una ofrenda que se estima fue hecha hacia 600-400 a. C. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA  
  • EM11
    Vasija que presenta un acabado que se conoce como “cocción diferencial” que le brinda el color crema y negro. Está técnica fue utilizada desde al menos 800 a. C. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA