La aportación de J. Charles Kelley y Ellen Abbott a la Sala de Culturas del Norte



Charles Kelley fue un pionero de la arqueología del norte de México, realizó sus primeros trabajos arqueológicos en Chihuahua y posteriormente se interesó por la región de Durango y Zacatecas. Su esposa Ellen Abbott, fue una experta ceramista que estudió a fondo el sitio de Alta Vista y la región de Chalchihuites. Ambos investigadores siempre trabajaron con respeto a las leyes mexicanas sobre la actividad arqueológica, devolviendo a las autoridades el material arqueológico que recuperaban de sus excavaciones.

Gracias a ello, en la sección de Zacatecas y Durango de la Sala de las Culturas del Norte, se pueden admirar algunas de las piezas que recuperaron en los proyectos que ambos coordinaron. Entre ellas destacan el vaso trípode de La Ferrería, Durango; la escultura de un hombre sentado de Cerro Moctehuma y una pequeña olla decorada con la colorida técnica del pseudocloissoné.

Enrique García García
Curador-investigador

  • ACK1
    Esta olla decorada al pseudocloissoné fue recuperada en Alta Vista, Zacatecas  por los doctores Kelley y Abbott en 1974. Los motivos zoomorfos y fantásticos de su decoración muestran una gran influencia mesoamericana.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • ACK2
    Esta olla decorada al pseudocloissoné fue recuperada en Alta Vista, Zacatecas  por los doctores Kelley y Abbott en 1974. Los motivos zoomorfos y fantásticos de su decoración muestran una gran influencia mesoamericana.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • ACK3
    La escultura del hombre sentado fue recuperada en 1961 en el Altar Central del patio central del sitio Cerro Moctehuma, Zacatecas. Según la interpretación de los doctores Kelley y Abbott, esta figura pertenece a una fase temprana de Chalchihuites y por sus rasgos estilísticos parece tener una estrecha relación con las esculturas mesoamericanas de Huehuetéotl, dios viejo del fuego.
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • ACK4
    John Charles Kelley construyó una cronología de desarrollo cultural para la región con base en el análisis de la cerámica recuperada en Zacatecas y Durango y comparando datos con aquellos que los doctores Gordon Eckholm e Isabel Kelly habían propuesto para Sinaloa.
    Reprografía tomada de: Archivo Técnico de la Coordinación Nacional de Arqueología, cortesía de José Luis Ramírez Ramírez.
  • ACK5
    Realizó algunas de las proposiciones más complejas sobre los factores que desarrollaron y colapsaron tanto el corredor comercial Aztatlán, que corría por la costa pacífica desde Jalisco hasta Sinaloa, como el periodo de esplendor de Paquimé, en el noroeste de lo que hoy es Chihuahua, dos de las problemáticas más relevantes de la arqueología del norte de México.
    Reprografía tomada de: Medina González, José Humberto y Baudelina L. García Uranga, 2010 A 100 años de su descubrimiento Altavista, Gobierno del Estado de Zacatecas
  • ACK6
    En Zacatecas trabajó con él una estudiante que rápidamente se consolidó como una autoridad en los estudios cerámicos del centro-norte de México, quien se convirtió en la principal colaboradora académica de Kelley hasta su muerte. Se trata de Ellen Abbott, más tarde su esposa.
    Reprografía tomada de: Medina González, José Humberto y Baudelina L. García Uranga, 2010 A 100 años de su descubrimiento Altavista, Gobierno del Estado de Zacatecas
  • ACK7
    La maestra Ellen Abbott no sólo era la persona que más sabía sobre la cerámica de Durango y Zacatecas sino que, en colaboración con Kelley, estudió a fondo el sitio de Alta Vista y la región de Chalchihuites, Zacatecas, así como algunos de sus elementos arqueológicos más importantes.
    Reprografía tomada de: Medina González, José Humberto y Baudelina L. García Uranga, 2010 A 100 años de su descubrimiento Altavista, Gobierno del Estado de Zacatecas