El gran jaguar de Monte Albán, Oaxaca




Dra. Martha Carmona Macías
Curadora-investigadora, MNA

El jaguar (Panthera onca) es un carnívoro depredador habilísimo cazador solitario, silencioso y esquivo que requiere de un amplio territorio el cual marca con arañazos, orines y heces. De naturaleza evasiva, es observador paciente y acechante, astuto, fuerte, flexible, ágil, veloz y hábil para el camuflaje gracias a las negras rosetas de su pelaje. Silenciosa y cautelosamente se agazapa oculto esperando con paciencia el momento oportuno para su ataque certero y mortal.

Su cabeza es robusta y de mandíbula extremadamente potente, posee el mordisco más fuerte de todos los félidos. Tiene hábitos crepusculares, o sea, que su periodo de mayor actividad se desarrolla al amanecer y a la puesta del sol. Su visión es binocular, estereoscópica y policromática, con una notable capacidad visual en las penumbras, gracias a su membrana reflectante que concentra la luz en el campo focal de la retina. Estas dos últimas particularidades, actividad crepuscular y capacidad visual extraordinaria en la negrura, lo asociaron con lo nocturno, la muerte y la oscuridad. Sus habilidades lo hacen único y dominante en su medio, y éstas no pasaron desapercibidas para el ojo observador de los hombres prehispánicos dependientes del conocimiento de su entorno, y tempranamente lo distinguieron como un ser superior que impone respeto, devoción, admiración, temor, autoridad, poder y veneración, por lo que se convirtió rápidamente en una deidad.

  • GJMA1
    Después de separarse de su ancestro común con otros Panthera, entre 300,000 a 12,000 a.C., la especie cubría casi todo el continente americano. Actualmente es una especie en peligro de extinción por lo que está prohibido cualquier tipo de comercio de los ejemplares o de sus partes. 
    Reprografía tomada de: Ceballos, Gerardo; Cuauhtémoc Chávez y Heliot Zarza. 2011 El jaguar en México. Instituto de Ecología, UNAM, México
  • GJMA2
    El hábitat del jaguar (Panthera onca) incluye selvas húmedas, zonas húmedas abiertas, praderas secas, pudiendo vivir en bosques tropicales, subtropicales y caducifolios secos, prefiriendo el bosque denso con ríos y pantanales. 
    Fotografías: de izquierda a derecha, de arriba a abajo, Miguel A. Briones-Salas; Juan Manuel Salazar Torres; Alfonso Aquino Mondragón; Richi Sandoval Vásquez; Miguel A. Briones-Salas; Juan Manuel Salazar Torres.    
    Reprografía tomada de: Aquino Mondragón, A., V. De la Cruz Pérez, M.A. Briones-Salas, A. Sánchez Vásquez y M.S. Huerta García. 2013.El jaguar en Oaxaca. Primera edición, Gobierno del Estado de Oaxaca, Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca, Oaxaca, México. 
       
  • GJMA3
    Los primeros jaguares cruzaron por Bering durante el Pleistoceno tardío, por lo que se considera que tiene ancestros en eurasia. Su antepasado inmediato del jaguar es Panthera onca Augusta
    Fotografía: Nadir Hernández Quiroz. 
    Reprografía tomada de: Aquino Mondragón, A., V. De la Cruz Pérez, M.A. Briones-Salas, A. Sánchez Vásquez y M.S. Huerta García. 2013.El jaguar en Oaxaca. Primera edición, Gobierno del Estado de Oaxaca, Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca, Oaxaca, México.
  • GJMA4
    Se tiene registro fósil de su presencia en América de 1 millón 500 mil a 2 millones de años. 
    Fotografía: Nadir Hernández Quiroz. 
    Reprografía tomada de: Aquino Mondragón, A., V. De la Cruz Pérez, M.A. Briones-Salas, A. Sánchez Vásquez y M.S. Huerta García. 2013.El jaguar en Oaxaca. Primera edición, Gobierno del Estado de Oaxaca, Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca, Oaxaca, México.
  • GJMA5
    Como cazador prefiere la emboscada antes que la persecución. Ambos sexos cazan utilizando la técnica única entre los felinos, dando un mordisco directamente en los huesos temporales, o bien, con un mordisco profundo en el cuello. 
    Fotografía: Gerardo Sánchez Vigil. 
    Reprografía tomada de: Aquino Mondragón, A., V. De la Cruz Pérez, M.A. Briones-Salas, A. Sánchez Vásquez y M.S. Huerta García. 2013.El jaguar en Oaxaca. Primera edición, Gobierno del Estado de Oaxaca, Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca, Oaxaca, México.
  • GJMA6
    El melanismo es una mutación genética que se transmite por herencia y se expresa como un exceso de pigmentación que ocurre en el leopardo y el jaguar, a quienes se les llaman panteras, aludiendo solo al género (Panthera), sin que deje de tratarse de una Panthera onca melánica. 
    Fotografía: Nadir Hernández Quiroz
    Reprografía tomada de: Aquino Mondragón, A., V. De la Cruz Pérez, M.A. Briones-Salas, A. Sánchez Vásquez y M.S. Huerta García. 2013. El jaguar en Oaxaca. Primera edición, Gobierno del Estado de Oaxaca, Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca, Oaxaca, México.

Como Pitao Peeche fue el dios tutelar de los bennigula´sa (gente antigua engendrada en las nubes) los antiguos zapotecos. Sus atributos están presentes en Pitao Cocijo, Señor de la lluvia y el trueno, la deidad más antigua e importante de su religión, pues su potente gruñido simbolizaba este último fenómeno, precursor de la lluvia. Al desconocerse el nombre original de la ciudad de Monte Albán, Oaxaca, capital de los bennigula´sa, se ha propuesto que podría ser “Cerro del jaguar”, tomando en cuenta la gran veneración que tenía el félido y que sus gobernantes se consideraban del linaje de éste, por lo que se les representa vestidos con la piel, la cabeza, e incluso la cola del animal, además, se les ubica de pie sobre el pictograma que se lee como “lugar” o cerro.

  • GJMA2-1
    El nombre del jaguar proviene del guaraní yaguá-ete que significa "fiera de verdad", o auténtico. Los españoles por asociación con otros félidos conocidos por ellos lo llamaron tigre, nombre con el que aún se refieren a ellos algunos grupos indígenas. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • GJMA2-2
    Vaso efigie localizado en el Juego de Pelota chico de Monte Albán (100 a.C.- 100 d.C.), es una de las representaciones más tempranas de jaguares. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • GJMA2-3
    Cabeza de jaguar que formaba parte de una escultura mayor. Está elaborada en barro negro y tiene restos de pintura roja. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.
  • GJMA2-4
    Manopla utilizada en el Juego de Pelota. El jaguar era uno de los animales relacionado con esta práctica y el sacrificio que conlleva el final del evento. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA
  • GJMA2-5
    Personaje de alta jerarquía que lleva un yelmo en forma de la cabeza de un jaguar. Porta armas que lo identifican como un guerrero relacionado con el felino sagrado. 
    Fotografía: Archivo Digital MNA.

Por ser el más poderoso de los animales, simbolizó liderazgo y fuerza política; se le asociaba además con la fertilidad, la lluvia, las cuevas, el gobierno, la guerra y el sacrificio, por lo que los gobernantes y guerreros de alto rango concentraron en ellos mismos sus atributos y proclamaron una relación mítica con los felinos.

La escultura del gran jaguar de Monte Albán procede de la exploración de la Plataforma Oeste donde fue recuperada totalmente rota durante una ceremonia de desacralización. Representa a un jaguar juvenil a escala natural, el paño que lleva al cuello muestra que había cierto control de estos animales. Seguramente hubo tanto entre los bennigula´sa como entre los ñuu savi, o mixtecos, personas dedicadas a cuidar jaguares adultos y a sus crías manteniéndolos en cautiverio.